Ir al contenido

Trastorno mental

Un trastorno mental es un síndrome que se caracteriza por una significativa alteración de la cognición, del control emocional y del comportamiento de una persona.

Se trata de una disfunción de los procesos psicológicos, habitualmente asociados al estrés o a una discapacidad social, laboral o de otras actividades importantes.

Sin embargo, no es un trastorno mental toda respuesta esperable culturalmente ante el estrés usual por la pérdida de un ser querido, por ejemplo, o un duelo en general.

¿Qué es un trastorno mental?

Son afecciones que impactan el pensamiento, sentimientos, comportamiento y estados de ánimo de la persona afectada. Suelen influir en la capacidad de establecer relaciones sociales y en el funcionamiento diario. Pueden ser ocasionales o crónicas.

Algunos tipos

Si bien existen muchos tipos diferentes de enfermedades mentales, algunos de los más comunes son:

¿Cuáles son las causas?

Generalmente hay una poli-causalidad, es decir, una pluralidad de causas o factores que contribuyen a su configuración. Los trastornos mentales pueden comenzar en la infancia o darse en la edad adulta. Entre las causas:

  • Contexto de aislamiento social
  • Genética e historia familiar
  • Experiencias de vida como el abuso infantil y el estrés
  • Factores biológicos como desequilibrios químicos cerebrales
  • Lesión cerebral
  • Consumo de sustancias como alcohol o drogas
  • Exposición durante el embarazo a virus o productos químicos

¿Cuándo un problema mental se convierte en un trastorno mental?

Muchas personas manifiestan de vez en cuando algún problema de salud mental, que afecta su estado de ánimo. Pero un problema de salud mental se convierte en un trastorno mental cuando los signos y síntomas son permanentes, generan estrés y afectan el funcionamiento cotidiano.

Síntomas más comunes

A veces, los síntomas de un trastorno mental se manifiestan como un problema físico, como dolor de estómago, de cabeza, de espalda, u otras molestias inexplicables. Pueden variar según las circunstancias y el trastorno, afectando las emociones y percepción de la realidad:

  • Sentimientos de tristeza
  • Desánimo
  • Confusión
  • Falta de concentración
  • Miedos excesivos o culpas
  • Cansancio e insomnio
  • Desconexión de la realidad (delirios, alucinaciones, paranoia)
  • Incapacidad para afrontar los problemas
  • Problemas de comprensión de situaciones y relación con personas
  • Uso de alcohol o drogas
  • Cambios en los hábitos alimentarios
  • Disminución del deseo sexual
  • Exceso de hostilidad, enojo, violencia
  • Ideas suicidas

Pedir ayuda

Si padecemos alguno de estos síntomas es necesario acudir a un profesional de la salud mental, un psicólogo o psiquiatra. Las afecciones mentales empeoran con el tiempo, y pueden ocasionar problemas graves.

Con terapia individual y, si es necesario, con tratamiento medicamentoso pueden controlarse las afecciones. Pero es indispensable buscar la intervención especializada.

En especial los pensamientos suicidas no se superan por sí solos, hay que acercarse a un ser querido, a un líder espiritual como un pastor, o un amigo íntimo y pedir ayuda.

Sinónimos de trastorno mental

enfermedad mental

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.