Tristeza

La tristeza es un sentimiento básico del ser humano, una respuesta natural a la frustración, al infortunio, al dolor. No se trata de una patología, sino que la tristeza es normal en cualquier persona que sufrió la pérdida de un ser querido, de un trabajo importante, un divorcio u otra pérdida que requiera un duelo o proceso de adaptación a la nueva realidad, proceso que suele ser doloroso y largo.

La tristeza no es una depresión ni una patología, puesto que si la persona sufre un revés que cambia por completo su vida es lógico que sienta tristeza, lo que no debe confundirse con melancolía o depresión, que son trastornos patológicos.

TristezaTristeza

Se habla de un desorden anímico cuando entre los síntomas que padece el sujeto se encuentra la tristeza, acompañada de decaimiento, apatía, dolores de cabeza, insomnio, pérdida de energías, fatiga, molestias abdominales, desinterés por las actividades habituales, entre otras.

Es muy importante saber distinguir, para evitar complicaciones, entre el concepto de tristeza que es un sentimiento normal causado por una razón lógica, del trastorno o desorden anímico. Pasado el episodio que ocasiona tristeza se recuperan las ganas de vivir y la ilusión por retomar los hobbies y las actividades habituales.

Si la persona se autosugestiona creyendo que está peor de lo que en verdad está y que padece un grave desorden del ánimo, cuando en realidad se encuentra atravesando el proceso normal de readaptación a nuevas circunstancias después de una crisis en su vida, puede caer efectivamente en una depresión real.

La forma de diferenciar la tristeza de un estado patológico es analizar la causa. Si ésta se puede establecer estamos ante la presencia de un simple estado de tristeza. De lo contrario, si pasa el tiempo y no se logra establecer el motivo de la tristeza es conveniente pedir ayuda profesional, evitando terminantemente cometer el grave error de la automedicación.

Significados relacionados