Ir al contenido

Trastornos de personalidad

Los trastornos de personalidad son un conjunto de afecciones mentales que interfieren en la vida diaria de las personas.

Se trata de patrones estereotipados de conductas y pensamientos, que producen dificultades en las relaciones laborales e interpersonales.

El desencadenamiento de estos trastornos de personalidad tiene causas genéticas y ambientales, relacionadas con el desarrollo del niño y adolescente.

los trastornos de personalidad suelen aparecer en la niñez

Niño sonriendo

¿Qué son los Trastornos de personalidad?

Se trata de un tipo de problema de salud mental que se caracteriza por el predominio de un marcado patrón de pensamiento, comportamiento y desempeño. La persona atravesada por estos trastornos tiene una forma diferente de percibir la realidad. Por lo tanto, también es diferente su manera de relacionarse con las otras personas y de abordar las situaciones de la vida.

Los trastornos de personalidad causan limitaciones importantes en las actividades sociales, en las relaciones de familia, de trabajo y en la escuela.

En algunos casos, hasta puede suceder que el sujeto no advierta su problemática. Y es posible también que culpe a los demás por los problemas que padece.

¿Cuándo comienzan?

En su mayoría se desencadenan en la adolescencia o adultez temprana, entre los 21 y 35 años. Son muchos los tipos de trastornos que existen, inclusive se vuelven menos obvios en la mediana edad.

Síntomas más frecuentes

Sobre la base de sus síntomas y características, se dividen en tres grupos: A, B y C. Muchas personas que presentan uno de los tipos suelen tener signos y síntomas de otro tipo de trastorno más.

  • Las personas pertenecientes al grupo A tienen pensamientos extraños o comportamientos excéntricos. En este grupo están incluidos el trastorno paranoide, el esquizoide y el esquizotípico de la personalidad. Entre sus síntomas: desconfianza, sospecha hacia los demás, creencia injustificada de que todos quieren dañarlo, o que lo insultan, o que le son infieles. Tendencia a la soledad, incapacidad para disfrutar, indiferencia sexual. Percepciones extrañas como escuchar susurros que lo nombran, ansiedad social, pensamiento mágico, creencia de que recibe mensajes ocultos a través de hechos cotidianos.
  • En el grupo B es característico el comportamiento dramático, impredecible, excesivamente emotivo. Incluyen el trastorno de personalidad antisocial, el trastorno límite de personalidad, el histriónico y el narcisista. El primero recurre a robos, estafas, problemas legales recurrentes, conducta impulsiva e irresponsable, sin remordimiento, indiferente hacia los sentimientos de los demás. El segundo tiene impulsos suicidas, autolesivos, ataques de ira y paranoides. Los últimos son exaltados para llamar la atención sobre sí mismos en un caso, y en el otro exageran sus logros o talentos con creencias de superioridad.
  • Quienes forman parte del grupo C tienen un predominio del temor y la ansiedad. Incluyen el trastorno por evitación, la personalidad dependiente y la obsesivo-compulsiva. Entre sus síntomas: la sensibilidad ante las críticas y el rechazo, sentimiento de ser inadecuado o inferior, miedo al ridículo, aislamiento social. O bien conducta sumisa y apegada a los demás, tolerancia hacia tratos abusivos, falta de autoconfianza. El último se caracteriza por el perfeccionismo extremo, preocupación por los detalles y normas, deseo de control de los demás.
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.