Ir al contenido

Salud Mental

La salud mental es mucho más que la ausencia de enfermedades de la psiquis. Sino que se trata de un estado de completo bienestar biopsicosocial.

Al igual que el concepto de salud según la OMS, implica el bienestar físico, emocional y social. Lo que habla de un proceso complejo donde interactúan factores biológicos, sociales, económicos y ambientales.

Es decir que la salud mental requiere la consideración de los factores que generan condiciones de enfermedad. Ya que entendemos al hombre como un ser individual y social, un individuo en su contexto.

salud mental en persona en situación de calle

La lucha contra la enfermedad es también la lucha contra los factores políticos y sociales que la generan.

¿Qué es la Salud Mental?

En todas las etapas de la vida, hay que dar importancia a la salud mental. Tanto en la niñez, en la adolescencia y adultez, atraviesa la manera en que pensamos, sentimos y nos posicionamos ante la vida. Por eso el concepto incluye nuestro bienestar psicológico, emocional y social.

No hay salud sin salud mental, ya que es una parte de la salud integral, un componente esencial. Son múltiples los factores que la determinan: biológicos, psicológicos, socioeconómicos y ambientales.

En síntesis, la salud mental condiciona la forma en que manejamos el estrés y tomamos decisiones. Está determinada por el entorno, el contexto y la circunstancia.

Determinantes de Salud Mental

Un claro ejemplo de los factores determinantes lo constituyen las presiones económicas persistentes. Son configurativas de un conocido riesgo para la salud mental de las personas. La prueba más evidente está relacionada con los indicadores de pobreza y el bajo nivel educativo.

Por otra parte, están asociadas también:

Sin embargo, existen factores genéticos y de construcción de la personalidad que influyen en las personas o las hacen vulnerables a los trastornos mentales.

¿Qué son las enfermedades mentales?

Las enfermedades mentales son afecciones severas que pueden ser ocasionales o crónicas. Afectan el comportamiento, modo de pensar, el trabajo y las relaciones cotidianas.

Pueden ser causadas por antecedentes familiares, experiencias de trauma o abuso, consumo de sustancias, o la propia química del cerebro.

Algunas señales advertencia que hay que escuchar y prestar atención son:

  • Cambios en los hábitos alimentarios
  • Trastornos del sueño
  • Aislamiento y alejamiento de seres queridos
  • Sentirse vacío, impotente y sin esperanza
  • Tener molestias inexplicables
  • Falta de energías
  • Sentirse confundido, asustado, preocupado, enojado
  • Tener olvidos y cambios de humor severos que afecten las relaciones
  • Pensar en lastimarse a sí mismo o a otros
  • Escuchar voces
  • Imposibilidad de realizar tareas cotidianas como trabajar, estudiar o cuidar a los hijos

La terapia de conversación y los medicamentos apropiados son herramientas para el tratamiento de los problemas de salud mental. Es necesaria la consulta con un profesional de la salud, que hará la derivación al médico psiquiatra.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.