Ir al contenido

Ambivalencia

La ambivalencia es un estado anímico muy habitual en los seres humanos, que somos contradictorios por nuestra naturaleza. Amar y odiar al mismo tiempo, tener sentimientos confusos en ciertos momentos, parece ser un fenómeno frecuente.

La ambivalencia es un estado de ánimo en el que pugnan dos sentimientos opuestos, contradictorios o contrarios sobre la misma cosa o situación. Pero siempre uno de ellos predomina sobre el otro en determinado momento, y a la inversa.

También puede referirse el término a dos “valencias”, percepciones o puntos de vista diferentes acerca de una misma cuestión. Pero es en el área de la psiquiatría donde el significado tiene una seria relevancia.

ambivalencia en la adolescencia

Todos estamos atravesados por contradicciones, en la adolescencia y en la adultez.

Origen del término ambivalencia

La palabra está formada por raíces latinas, con dos componentes léxicos:

  • ambo (ambos)
  • valentía (fortaleza)

El neologismo se usó en psiquiatría en 1910 por primera vez, por parte del psiquiatra suizo Eugen Bleuler quien hizo mundialmente famosos los términos esquizofrenia y ambivalencia. Sobre su contribución a la comprensión de la enfermedad mental, Freud dijo que el término ambivalencia fue una “feliz elección” de Bleuler.

Ambivalencia afectiva

También llamada ambitimia en salud mental, es la adjudicación de emociones opuestas o sentimientos contradictorios acerca de un mismo sujeto o situación, en un mismo momento. Lo que constituye un síntoma de enfermedad que habrá que diagnosticar.

En las neurosis, en cambio, la ambitimia o ambivalencia se presenta también como sentimientos opuestos, pero en momentos distintos.

Puede presentarse en la esquizofrenia (según Bleuler es el síntoma clave), cuando hay confusión o compromiso de la conciencia. Y también en los cuadros de psicosis leve.

¿Cómo es el estado de ánimo ambivalente?

Las personas experimentamos emociones ambiguas, cuando asociamos hechos del presente a recuerdos y vivencias del pasado. Entonces surgen contradicciones, pares antagónicos o sentimientos opuestos que coexisten:

Todas estas situaciones conforman el estado de ánimo, y aunque parecen muy opuestas conviven o coexisten en todos nosotros. Aunque siempre predomina un polo de los opuestos, que absorbe al contrario en determinado momento.

Cuando las emociones internas “chocan” o se enfrentan, producen mucha incertidumbre y malestar por su alto nivel de intensidad. Ese estado de ánimo consume nuestras energías provocando cansancio, desgaste, confusión e indecisión.

Según sea el factor desencadenante y el grado de interferencia en la vida cotidiana, puede ser atinada la consulta profesional en salud mental.

Sinónimos de ambivalencia

ambitimia, ambigüedad, contradicción, paradoja

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.