Ir al contenido

Enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca es una patología multisistémica con base autoinmune, causada por el gluten en sujetos genéticamente susceptibles.

Esto significa que la celiaquía se trata de una afección del sistema inmunitario, que impide a las personas celíacas consumir gluten porque daña el intestino delgado.

El gluten es una proteína que está presente en forma directa en el trigo, avena, cebada y centeno, pero también de manera indirecta en productos para la piel, para el cabello, dentífricos, vitaminas, yerba, azúcar.

signo de enfermedad celíaca

Signo que deben tener los productos aptos para celíacos

¿Qué es la enfermedad celíaca?

Es una patología multisistémica porque puede afectar cualquier otro sistema del cuerpo humano, además del aparato digestivo. Por lo tanto, sus síntomas pueden ser extraintestinales.

También es autoinmune porque en el desarrollo de la enfermedad toma intervención el sistema inmunitario. Este obliga al sistema de defensas a reaccionar ante la ingesta de gluten. Esta reacción autoinmune daña la mucosa del intestino, destruyendo las vellosidades que tienen la función de absorber los nutrientes. Sin estos nutrientes el crecimiento es deficiente en la niñez, y perjudicial para la salud en toda edad.

Peligros del diagnóstico tardío

Cuanto más tiempo se tarda en diagnosticar la enfermedad celíaca, y más se tarda en implementar un tratamiento, es mayor la probabilidad de presentar malnutrición desde la infancia. Y otras complicaciones en la adultez.

¿Cómo se presenta la enfermedad celíaca?

La celiaquía afecta a cada persona de maneras diferentes. No siempre los síntomas ocurren en el sistema digestivo, sino que pueden surgir en otras partes del cuerpo. Algunas personas tienen diarrea y dolor abdominal, mientras que otras sólo padecen dolor de cabeza. La irritabilidad es un síntoma muy común en los niños, como la depresión en los adultos. Sin embargo, hay personas que no tienen síntomas. Algunos de ellos son:

  • pérdida de peso
  • falta de apetito
  • fatiga
  • diarrea
  • náuseas y vómitos
  • distensión abdominal
  • anemia
  • pérdida de masa muscular
  • retraso del crecimiento
  • dolor abdominal
  • alteraciones del carácter como apatía, tristeza, irritabilidad
  • cáncer digestivo
  • dermatitis
  • osteoporosis

Origen de la celiaquía

La enfermedad celíaca es de origen genético, generalmente más común en las mujeres. Para realizar el diagnóstico, los médicos suelen prescribir análisis de laboratorio. Si aún persistieran los síntomas con un laboratorio negativo, aún puede acudirse a la biopsia de intestino. Se trata de una pequeña muestra de tejido intestinal delgado.

¿En qué consiste el tratamiento?

Sin tratamiento medicamentoso, el tratamiento indicado es una dieta sin gluten. Aún cuando no haya síntomas, siempre hay daño intestinal ya que el gluten altera la absorción de vitaminas, minerales y demás nutrientes que contienen los alimentos.

El único tratamiento posible es evitar durante toda la vida aquellos alimentos que contengan gluten, aunque sea en cantidades mínimas.

El gluten está presente en muchos aditivos de productos manufacturados, en conservantes, espesantes, colorantes. Por eso es tan nocivo ingerir una porción de torta de harina de trigo, como una miga ínfima de pan que cae involuntariamente en el plato de alimentos seleccionados.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.