Ir al contenido

Caracola

La caracola es un molusco o animal marino que tiene caparazón de caracol, con una forma cónica. Viven en todo ecosistema acuático, de lo que dan cuenta las playas donde están esparcidas.

Caracola en zoología, es un término asociado al molusco que habita en el interior de su caparazón. De gran resistencia a condiciones adversas, permite al molusco resistir la presión del fondo del mar.

Caracolas y moluscos existen en las aguas de todo el planeta, y son tan antiguas como el ser humano. Por eso las caparazones de las caracolas, tuvieron fines distintos en cada cultura a lo largo de la historia.

caracola con caparazón vacía

Cubren playas y son el atractivo de quienes coleccionan la gran variedad de caracolas.

Simbología de la caracola

En muchas culturas, la caracola tiene algún tipo de significado o simbología. Suele asociarse con el agua que antecedió la creación de toda forma de vida terrestre.

También la música fue objeto de asociación, ya que las cáscaras vacías de moluscos sirvieron para hacer instrumentos musicales.

La caracola marina remite al origen de la creación, al mundo que existió antes que el ser humano. Hay culturas que soplan las caracolas para evocar a los dioses y ancestros.

En general, se vincula este animal marino con lo espiritual. Por eso la utilizan los lamas tibetanos, los maorí y brahmanes en sus ritos.

El diseño espiralado simboliza lo eterno, lo infinito, el paso del tiempo. Al crecer de adentro hacia afuera remite a lo cíclico, a la repetición de un patrón. Así la caracola domina las estaciones, las mareas, la luna y los ciclos de los cultivos.

El sonido de las caracolas

Además del uso habitual en los rituales espirituales, en los actos fúnebres yóguicos se entierra la cáscara con los muertos. Al soplarlas, producen un sonido inquietante que inspira terror. Dicho sonido está asociado al mundo de los muertos y al infierno.

Como cuerno de guerra, se utiliza para espantar al enemigo. Son guerreros quienes dominan la naturaleza y los propios demonios.

Por eso en la meditación tibetana, la caracola sirve para reemplazar los sonidos del mundo terrenal y las preocupaciones de la mente. De esa forma el meditador puede escuchar el sonido de la verdad.

La caracola como símbolo budista

Se trata de un símbolo sagrado del budismo, que representa la proclamación del sonido de las enseñanzas de Buda. También es un llamado al despertar de otros.

La caracola aparece:

  • con forma de cuerno del que emanan las enseñanzas del mentor tibetano
  • dibujada o grabada en la garganta de las estatuas de buda (recordando su voz y el sonido sagrado de “om”)
  • grabada en las plantas de los pies, palmas de las manos, frente o pecho de las estatuas

Es uno de los ocho símbolos auspiciosos de las ceremonias budistas, que representa la rectitud de la palabra. Ellos provienen de épocas posteriores a la muerte de Buda, ya que no existen documentos escritos en su vida.

Los ocho signos auspiciosos son:

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.