Ir al contenido

Ojo que todo lo ve

El ojo que todo lo ve es un símbolo que nació muchos siglos antes del cristianismo. Y con el tiempo, fue producto de transformaciones e importantes cambios históricos.

La omnisciencia del ojo que todo lo ve nació en Egipto con el conocido “Ojo de Horus” (Udyat), que significa “el que está completo”. Para la cultura popular, suele interpretarse como vigilancia.

El ojo que todo lo ve es no sólo parte de la iconografía de las religiones y la masonería, sino también un eufemismo en relación al control de los gobiernos.

ojo que todo lo ve dentro de un triángulo

Símbolo dentro de un triángulo.

Origen del ojo que todo lo ve

De procedencia egipcia, el símbolo mágico era una representación de la providencia. Por eso aún hoy podemos verlo en amuletos y tatuajes, en el mundo musulmán y en el occidental.

Tiene su origen en el popular Udyat, que tenía características protectoras, mágicas, sanadoras, purificadoras. Encarnaba el estado perfecto, lo imperturbable, el justo orden.

El Ojo de Horus era símbolo de la estabilidad cósmica y estatal. Ya que Udyat significa “lo que está completo”, lo que no tiene carencias. Como talismán simboliza la salud, prosperidad y capacidad de renacer.

Desde hace muchos años, este símbolo de la cultura popular remite a los Illuminati, una secta secreta con poder político y económico.

La secta de los Illuminati: el ojo que todo lo ve

Los signos y símbolos crípticos están encubiertos dentro de las teorías de conspiración. El ojo de la providencia es parte de estos gráficos sujetos a muchas interpretaciones.

El diseño del globo ocular dentro de un triángulo, está asociado a la masonería. Pero también, vinculado a grupos apócrifos como la sociedad de élite secreta de los Illuminati.

Sus miembros constituyeron una secta con la intención de ejercer control de los asuntos globales.

Para los teóricos de la conspiración, el ojo que todo lo ve parece estar escondido pero al mismo tiempo está a la vista de todos.

¿Dónde podemos ver al ojo de la providencia?

Podemos encontrarlo en edificios y construcciones masónicas de todo el mundo, como en incontables iglesias. También da cuenta de él el billete de un dólar estadounidense, y el reverso del gran sello de Estados Unidos. Es decir que vemos su inclusión como símbolo de Estado.

Si bien no se sabe quién lo inventó, el ícono aparece en un libro publicado en 1593 llamado Iconología, cuyo tema son los emblemas.

Durante mucho tiempo el triángulo con el ojo en su centro, simbolizaba la Santísima Trinidad Cristiana: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Su nombre sugería la vigilancia compasiva de Dios sobre la humanidad, desde su naturaleza de Dios omnisciente.

En relación a los egipcios, éstos pintaban el ojo en los ataúdes para que los muertos pudieran ver en el más allá. Su símbolo más famoso fue el Ojo de Horus, mezcla de ojo humano y de halcón.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.