Holístico

Holístico se dice de todo aquello que está relacionado con el holismo, posición metodológica y epistemológica que conceptualiza la complejidad de la realidad en su conjunto, analizando cada parte dentro de un todo, en un contexto global.

El término holístico deriva del griego, y está compuesto por la raíz holos que significa “todo”, y el sufijo tico o “relativo a”. Por ende, la holística tiene una actitud integradora para entender los fenómenos, teniendo en cuenta la totalidad y no cada una de sus partes por separado.

Un enfoque holístico integra las partes en el todo, considerando el contexto global.

La holística alude a una perspectiva totalizadora, desde el punto de vista de las interacciones múltiples que hay entre los distintos fenómenos. Es una teoría enfocada en la comprensión contextual de cada proceso, de sus protagonistas y sus circunstancias particulares.

El pensamiento holístico no enfatiza en las partes sino en el todo, en la complejidad del conjunto para poder apreciar las interacciones, las particularidades y los procesos que, habitualmente no se perciben al estudiar por separado los aspectos que conforman esa unidad compleja.

En una investigación por ejemplo, luego de delinear los aspectos conceptuales y circunscribir el campo de investigación, ese campo complejo es estudiado como una totalidad, como un holos que alude al objeto de estudio. Dicho holos es dinámico, expresa múltiples relaciones y está en permanente relación.

En el desarrollo del pensamiento universal la holística siempre ha estado presente. La filosofía, desde sus orígenes es holista, partiendo de una comprensión global, universal, entera de los procesos para derivar en forma progresiva a los aspectos particulares.

Todos los procesos naturales, desde el nacimiento y desarrollo hasta las relaciones y actividades intelectuales, estarían influenciados por consideraciones holísticas. Es decir como parte de un proceso en el que la precisión se alcanza por relaciones múltiples, sinergias, eventos dinámicos y expresiones de contexto.

En las Ciencias Sociales, especialmente en Sociología, el individualismo metodológico es lo opuesto al enfoque holístico. El individualismo privilegia la interpretación subjetiva de los fenómenos sociales, mientras que el pensamiento holístico entiende al comportamiento humano como una consecuencia de las relaciones sociales y de la matriz social en la que se desarrollaron como personas.

La conducta humana no puede analizarse en forma aislada del contexto en el que se desenvuelve, ni separada de la familia en la que el sujeto dio sus primeros pasos, ni de la ideología en la que fue formado y educado. Las condiciones sociales en su conjunto, en su totalidad, determinan la subjetividad de cada sujeto en particular, por eso no se lo puede analizar por separado de su circunstancia.

Significados relacionados

Comentarios