Ir al contenido

Amuletos japoneses

Los amuletos japoneses reciben el nombre de “engimono” en su país de origen, y se ven colgando en Japón por todas partes.

Como en todas las culturas, existen talismanes y costumbres que alejan la mala suerte, ahuyentando los malos espíritus y desgracias.

Los amuletos japoneses cuelgan de bolsos, vehículos, móviles, tiendas, casas, templos, santuarios, tomando diferentes formas y texturas.

amuletos japoneses gato con pata levantada

Amuleto japonés

Amuletos japoneses de la buena suerte

En todo el mundo existe la creencia de puede atraerse la buena fortuna a través de talismanes, cábalas, objetos o amuletos. Aún las personas más experimentadas suelen creer en algún tipo de pensamiento mágico.

Algunos de los objetos utilizados tienen el diseño de una figura, un mantra, algún dios o deidad budista. Otros llevan algún signo, símbolo, inscripción, nombre o algún caracter sánscrito.

Los japoneses de la antigüedad creían que los dioses habitan en cada elemento de la naturaleza. Por eso llevar consigo algún trozo de roca, de cierta madera o algo similar protegería de las desgracias.

Budismo y sintoísmo

Con el tiempo, también se creía que además del uso de talismanes, era necesario acudir a templos y santuarios para ser beneficiado. Así comenzaron a usarse los ofuda (tira de papel, madera o metal que se cuelga en el hogar) y otros objetos de esos lugares santos como amuleto.

El budismo y el sintoísmo son dos religiones que entienden de manera distinta sus rituales y creencias. En los santuarios sintoístas, el espíritu de los dioses habita en los amuletos. En cambio los templos budistas usan los talismanes para representar el poder de los ritos y ceremonias.

Tipos de amuletos japoneses

La variedad es muy amplia, de acuerdo a lo que se quiera conseguir. Se lleva consigo el talismán en situaciones importantes como:

  • rendir un examen
  • realizar una entrevista de trabajo
  • para tener buena salud
  • conseguir pareja
  • tener un buen parto sin complicaciones

Pero también para lograr la misma función se cuelgan en casas, negocios y empresas para:

  • tener un negocio próspero
  • un hogar protegido
  • viajar con seguridad y protección
  • conservar el empleo

Lo cierto es que la creencia popular hace que, además de tenerlos para uno mismo, sean útiles como regalo. Tal es el caso del maneki-neko, conocido como gato de la suerte. Es una escultura popular japonesa con forma de gato, que levanta una pata como saludando.

El gato de la fortuna que adorna establecimientos y comercios en Japón, también es popular en China donde lo llaman Zhaocai Mao.

Es el regalo especial para quien padece una enfermedad o está convaleciente, para quien recibe un título académico, para la apertura de un nuevo negocio o alguna situación similar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.