Estulticia

Según su etimología, la palabra estulticia significa “tontería”. Del latín stultitia, está compuesta por stultus que significa “necio o estúpido”, de la misma raíz que el adjetivo latino stolidus o “estolidez”, que significa estupidez, necedad, ausencia de raciocinio.

Se trata de una palabra poco usual, o caída en desuso en el lenguaje actual. Se relaciona con la ignorancia o estupidez del ser humano que es necio, que defiende con terquedad su posición sin considerar que no es razonable.

Estulticia es sinónimo de necedad, de estupidez, falta de razonamiento e insensatez.

Las personas que tienen como característica la insensatez o la necedad pueden ser calificadas con esta cualidad negativa. Estulticia es un término que hace referencia a personas que denotan estupidez en sus actitudes, conducta o palabras.

En tiempos de pandemia por la enfermedad infecciosa que causa el COVID-19, virus que se transmite a través de las gotículas que generan al toser, estornudar o espirar las personas infectadas, resulta insensato circular entre la gente sin medidas de prevención. Sin embargo, muchos son indiferentes a las recomendaciones e incluso participan de protestas colectivas contra el aislamiento preventivo.

La estulticia es una condición inherente al ser humano, y fue estudiada por filósofos de la antigüedad y pensadores destacados de tiempos modernos.

Uno de los filósofos que le otorgó a la estulticia un lugar privilegiado en una de sus obras fue Erasmo de Rotterdam, que desarrolló en profundidad el concepto.

En el ensayo “Elogio de la locura”, en latín Stultitiae Laus “Elogio de la estulticia” o “Elogio de la tontería” en su traducción literal, se aborda la insensatez y la locura en tono satírico.

Elogiando la demencia en su comienzo, la sátira se torna luego solemne para hacer una crítica de las supersticiones y prácticas corruptas de la iglesia católica. El autor había regresado decepcionado de Roma por la conducta de la curia romana, y describe en su obra las ventajas de la estulticia sobre la razón.

Erasmo señala en su ensayo que los hombres que viven en la necedad son más felices, elogiando la estulticia de la que no escapan ni príncipes, ni reyes, ni obispos, ni Papas, ni filósofos.

Muestra que la ignorancia es acompañada por un cortejo que la ayuda a hacer más agradable la vida al ser humano, formado por la adulación, la pereza, el amor propio, la voluptuosidad, entre otros.

El “Elogio de la estulticia” es una obra que hace una sátira de leguleyos, médicos y estudiosos, aclarando que las mujeres prefieren a los necios. Y que los comerciantes usan las indulgencias para cometer fechorías, así como el clero está tan cerca de la vanidad como lejos de Jesús.

La obra fue considerada divertida según consideraciones del Papa León X, y tuvo un enorme éxito popular. En el pensamiento occidental también Santo Tomás de Aquino abordó el estudio sobre la estulticia, quien también compartía la fe cristiana.

Significados relacionados

Comentarios