Para definir una teoría es necesario conocer el ámbito de aplicación al que se refiere, o el área de conocimiento que la constituye.

La teoría no es el conocimiento en sí mismo, sino que es un punto de partida que permite hacer alguna inferencia acerca del sistema real al que se aplica.

La teoría es un instrumento o esquema conceptual, por el que los seres humanos articulan el conocimiento obtenido a través de la observación de la experiencia, por medio del proceso de investigación.

A través de la teoría se articula el conocimiento, contrastado con la experiencia.

La teoría permite explicar fenómenos experimentales, y formular hipótesis que podrán o no ser comprobables en la práctica, bajo determinadas condiciones.

La palabra teoría es de origen griego, derivada de theoreo que significa “yo veo”, “miro” u “observo”.

En la Grecia Antigua, se utilizaba el término theoros para nombrar a los embajadores de las ciudades griegas que asistían a fiestas religiosas o juegos, con la única función de observar, sin participación alguna.

Esa visión física para la que utilizaron el término se extendió a una visión intelectual, dándole al término una connotación de especulación mental o contemplación. La especulación (del latín especulari, “observar”) era para los griegos, una forma filosófica de pensamiento que trascendía lo real, para ir más allá de lo físico.

Pasaba las fronteras de la experiencia para enfocarse en la esencia más profunda de las cosas, sus principios últimos y causas primeras.

La especulación como actividad intelectual, según Aristóteles, permite la resolución dialéctica de las contradicciones que existen en todo lo real, en todo lo que es, para lograr una unidad de orden superior.

Este sentido intelectual de la contemplación griega, se aplicó a la capacidad de ver más allá de lo sensible para tener una comprensión de lo real a través de representaciones mentales.

Dichas representaciones del conocimiento de la realidad a través del intelecto, son formuladas en conceptos que se expresan a través del lenguaje, y constituyen un conjunto de leyes y principios articulados que postulan teorías de pensamiento.

Esta acepción de la palabra teoría, la concibe como una abstracción mental que intenta hacer una reconstrucción de la realidad, sea física, social, artística, literaria o filosófica a través de un método.

En una búsqueda ordenada y sistemática de conocimiento, se constituye en un procedimiento riguroso de investigación científica que es, a la vez, su sistematización final y el punto de partida para la investigación.

En la actualidad, las teorías no son concebidas con la pretensión de universalidad de los griegos, sino como un conocimiento parcial de lo real, porque el conocimiento es cada vez más especializado.

En sentido amplio, podemos decir que teoría es toda concepción racional que pretende dar su visión o explicación sobre cualquier asunto de la realidad.

Es una forma de captar lo real a través del poder de las palabras, de los conceptos, de las ideas y significados.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *