Ir al contenido

Piedra filosofal

La piedra filosofal es una sustancia con poderes para transformar los metales no preciosos en plata y oro, propia de la época medieval.

Las ideas imperantes sobre la alquimia se basaban en la observación práctica, en las transformaciones de unos objetos en otros.

Así surgió la búsqueda de la piedra filosofal en la Edad Media, a partir de la metamorfosis de unas sustancias en otras, y de conjeturas filosóficas sobre la unidad de la materia.

la piedra filosofal y la alquimia

Lo mágico y religioso, propio del medievo.

¿Qué es la piedra filosofal?

Del latín lapis philosophorum, que significa “piedra de los filósofos”, era un símbolo de la alquimia. Esta pseudociencia, que mezclaba principios filosóficos y científicos, se dedicaba a la transmutación de sustancias.

En la Edad Media, la piedra filosofal era una sustancia fantástica, muy buscada por los alquimistas. Encontrarla era un gran desafío. Según sus ideas, era una especie de amuleto con propiedades mágicas para:

  • producir el elixir de la vida
  • devolver la juventud
  • transformar los metales en oro
  • curar cualquier tipo de enfermedad
  • lograr la inmortalidad

Esta piedra (o más bien sustancia alquímica), estaba vinculada a magos y alquimistas. Muy enigmática por sus efectos mágicos y poder de transformación.

La alquimia del medievo

La alquimia es una antigua práctica protocientífica, es decir no probada por ningún método científico. Esta pseudociencia combinaba en su proceso de consolidación elementos de:

El poder de esta misteriosa piedra radicaba en un principio filosófico: transformar la materia en espíritu. Esa búsqueda asemejaba el oro (considerado un metal “inmortal”) con el cuerpo. Convertir metales básicos en oro era similar a hacer inmortal un cuerpo. Durante el Renacimiento, los alquimistas aún seguían buscando la piedra filosofal.

Origen de la piedra filosofal

Este legendario concepto se originó con las teorías del musulmán Giabir Hayyan, por lo que proviene del árabe. Este alquimista examinó las cuatro cualidades de los elementos aristotélicos tierra, agua, aire, fuego, para formular su teoría. De la combinación de dichas cualidades (seca, fría, húmedo y caliente) se creía que estaban formados los metales.

Lo cierto es que, durante siglos, hubo muchísimas teorías y muy pocos descubrimientos objetivos. La alquimia cedió su lugar a la ciencia, a la que Isaac Newton dedicó su interés. Para averiguar sobre la existencia de la piedra, estudió la alquimia y un elemento clave que llamó mercurio filosofal.

En verdad y más allá de la fantasía, esta antigua disciplina está íntimamente relacionada con el desarrollo de ciencias como química y farmacia. A partir de la alquimia se estudió la composición de la materia.

¿Existe actualmente la piedra filosofal?

Este famoso mito de la Edad Media llegó hasta nuestros días. Actualmente, el nombre fue utilizado exitosamente en la saga de Harry Potter.

Su primer libro, “Harry Potter y la Piedra Filosofal”, relata la historia del hijo de hechiceros que heredó poderes mágicos. Asiste a una escuela de magia y hechicería, donde emprende la búsqueda de la valiosa piedra. Del lado de los malévolos, el poderoso y diabólico mago Voldemort también busca la inmortalidad.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.