Neoclasicismo

El neoclasicismo es un movimiento artístico y cultural nacido en Francia en el siglo XVII y que luego se extendió a otras partes de Europa. Se trató de un movimiento rupturista que también tuvo efectos en varios sucesos y procesos históricos de la época.

Buscando terminar con el dominio de los estilos barroco y rococó, el neoclasicismo propone volver a lo clásico, especialmente al arte y forma de expresión de los antiguos griegos y romanos, dejando de lado los excesos e imponiendo un nuevo estilo.


El arte del neoclasicismo es uno de los primeros que no tiene un tono o inspiración religiosa, siendo secular, algo similar a lo que estaba ocurriendo en la época con hechos como la Revolución Francesa.

La Puerta de Brandeburgo en Berlín es un ejemplo de arquitectura del Neoclasicismo

Este movimiento tuvo repercusión en artes como la pintura, escultura, música, arquitectura y literatura, además de influir en el pensamiento de las personas, especialmente en la burguesía francesa, motor de los grandes cambios de la época.


El neoclasicismo nació a mediados del siglo XVII y duró hasta la mitad del siglo XVIII, coincidiendo con dos grandes momentos de la historia francesa: La Revolución Francesa y la consolidación del Imperio Napoleónico.

El neoclasicismo se inspira en los descubrimientos arqueológicos de las ciudades de Pompeya y Herculano del Imperio Romano, gracias a los cuales los artistas re-descubrieron lo clásico y su valor estético por sobre el arte recargado propio de inicios del siglo XVII.

Los artistas que cultivaron el neoclasicismo tenían influencias intelectuales propias de lo que fue la Ilustración y, por ende poseían una formación académica que enriquecía sus trabajos, así nos encontramos con varias obras que siguen siendo admiradas hasta el día de hoy.

La literatura del neoclasicismo es fuerte en fábulas y obras que buscaban imponer pensamientos en ese entonces vanguardistas. Asimismo existió una fuerte influencia en la poesía, incluyendo a autores españoles.

Por el lado de la arquitectura neoclasicismo, se buscó evitar excesos y crear construcciones que mejoraran la vida de las personas, ello basándose en la lógica y funcionalidad por sobre lo puramente estético.

En la escultura neoclasicismo primaba la sencillez y figuras limpias y libres de adornos innecesarios. Entre las obras destacan retratos en forma de bustos en materiales como el mármol, además de obras decorativas que celebraban triunfos y logros.

La pintura del neoclasicismo favorecía el uso de color por sobre el dibujo y los trazos simples, reproduciendo tanto escenas grecorromanas, como también las que se estaban dando en este convulsionado momento de la historia.

Entre las obras más importantes del neoclasicismo destacan la Puerta de Brandeburgo, el Arco del triunfo en París, la Catedral de San Isaac, las pinturas La maja desnuda y Riña de gatos del español Francisco de Goya, los escritos La muerte de César del francés Voltaire y  El espíritu de las leyes de Montesquieu, entre muchas más.

En cuanto a la música, los autores por excelencia del neoclasicismo fueron el ruso Igor Stravinsky y el alemán Paul Hindemith, entre otros.

El neoclasicismo fue perdiendo fuerza a mediados del siglo XVIII, época en donde se instaló el romanticismo como movimiento artístico principal, pero sus obras continúan presentes en las ciudades y museos más importantes del mundo.

Ejemplos de uso de neoclasicismo

  • El Arco del triunfo en París es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura del neoclasicismo
  • El neoclasicismo vino a romper con los excesos del barroco y rococó
  • En clases de historia del arte estudiamos el neoclasicismo
  • Francia fue la cuna del neoclasicismo

Significados relacionados

Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *