Ir al contenido

El beso de Gustav Klimt

El Beso de Gustav Klimt es un cuadro que refleja la originalidad de su autor. Si bien Gustav dedicó su vida al aprendizaje de técnicas nuevas, las desarrollaba con su propio estilo.

Con solo 28 años de edad, recibió la Orden de Oro al Mérito de manos del emperador Francisco José I de Austria.

Luego de la muerte de su padre y hermano en corto lapso, las desdichas hicieron que su expresividad tomara un rumbo muy personal.

cuadro el beso de gustav klimt

El beso

Un artista reconocido

Gustav era un hombre rutinario que vivía con su madre y sus hermanas, y que gustaba de ir todas las mañanas al mismo café. Ahí recibía un trato distinguido que le agradaba, y lo visitaban sus amigos. Luego llegaba a su estudio y se encerraba a trabajar.

En la década de 1910, la maravillosa obra comenzaba a tener repercusión por toda Europa y obtenía menciones especiales en la Bienal de Venecia y en Roma. Pero una vez más las desgracias familiares lo golpearon profundamente.

Cuando murió su madre en 1915, Gustav se sintió muy perturbado y poco a poco comenzaron a oscurecerse los colores de sus lienzos.

Tres años más tarde, sufría una apoplejía que paralizó la mitad de su cuerpo. Y luego de una neumonía que complicó su salud mientras estaba en el hospital de Viena, falleció el 6 de febrero

Cuadro El beso de Gustav Klimt

La actividad artística de uno de los creadores más originales de la historia del arte, se desarrolló en su esplendor entre 1898 y 1908. La obra de Klimt es un ejemplo de experimentación pictórica, y a la vez un modelo de transformación simbólica del mundo. Esa identificación con el simbolismo fue una reacción contra el convencionalismo y el academicismo del momento.

Comenzó a forjarse un estilo común en la pintura de su tiempo, caracterizado por un lenguaje figurativo bidimensional (los volúmenes se aplanan y los contornos asumen preponderancia). Líneas orgánicas en consonancia con líneas geométricas, y una impronta decorativa muy fuerte. Influenciado por el Art Noveau, la tendencia fue decisiva en trabajos posteriores.

El propio Klim dijo: “Quien quiera saber algo de mi como artista deberá observar detenidamente mis cuadros. E intentar reconocer en ellos qué soy y qué quiero”.

El beso es el cuadro más célebre del pintor, creado en la llamada “época de oro” entre 1898 y 1908. Enmarcado en el inicio de la época moderna, El beso está atravesado por el concepto de erotismo que comienza a circular en el arte y en la sociedad.

Medidas del cuadro

Mide 1.8 metros de altura por 1,8 metros de largo, y actualmente se exhibe en la Galería Belvedere de Viena, Austria.

Algunas claves para analizar El beso

  • Se cree que los protagonistas son el propio Klimt y su amada Emilie Floge
  • La expresión de la mujer con los ojos cerrados hace pensar en un beso eterno
  • El contacto entre los amantes puede reflejar la unión mística entre el amor espiritual y el erótico
  • La escena del beso inquietante parece tratarse de un amor idealizado, en el que la mujer se rinde a la pasión
  • El fondo dorado sugiere una atmósfera irreal y misteriosa, un espacio indefinido que los fusiona con el cosmos
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.