Contratransferencia

El término contratransferencia es específico del psicoanálisis creado por Sigmund Freud, uno de los intelectuales más influyentes del siglo XX.

El descubrimiento de los conceptos de transferencia y contratransferencia, es reconocido como uno de los aportes más importantes realizados por Sigmund Freud.

El “padre del psicoanálisis” incorporó el estudio del inconsciente a través del análisis clínico de sus pacientes.

El pasado y el presente interactúan en forma dinámica en nuestra mente.

Desarrolló así una teoría psicoanalítica basada en la existencia de un inconsciente, que influye y determina el comportamiento humano.

Según Freud, el funcionamiento de nuestra mente es dinámico. Se forma por una combinación permanente de procesos conscientes e inconscientes, que interactúan recíprocamente.

El inconsciente

El inconsciente es una instancia psíquica que está fuera del alcance de la conciencia.

Se estima que tiene capacidad para absorber en forma simultánea once millones de unidades de información. Mientras que nuestra conciencia sólo puede percibir cuarenta de ellas.

Esto se debe a que la conciencia de nuestro cerebro se limita a la corteza cerebral, que es un área superficial de un milímetro de espesor.

En cambio el inconsciente procesa doscientos mil veces más datos. Los filtra seleccionando la información relevante que será procesada por lo consciente.

El descubrimiento del inconsciente fue fundamental para la teoría psicoanalítica, y un pilar básico para la técnica analítica.

Transferencia y contratransferencia

Los conceptos de transferencia y contratransferencia son una herramienta muy valiosa para la práctica clínica.

El inconsciente es una guía subrepticia y permanente de la conducta. Hay que develarlo y descubrirlo para anular sus efectos perjudiciales en la vida de un sujeto.

Transferencia

En la transferencia hay una clara intervención del inconsciente, que actualiza en un vínculo del presente una relación vincular del pasado.

Dicho de otra forma, decimos que hay transferencia cuando un vínculo del pasado revive en un vínculo actual.

Se sustituye la persona anterior por la persona actual, y las viejas sensaciones son actualizadas en un vínculo nuevo de forma repetitiva.

Es decir que proyectamos en alguien de nuestro presente, aquello que experimentamos en un vínculo del pasado, generalmente parental o maternal.

Transferencia terapéutica

En el tratamiento psicoanalítico, el paciente ve en el analista la reencarnación de alguien importante de su infancia. Esa transferencia es útil para el terapeuta y para la terapia, porque le permite ayudar, desde ese vínculo emocional, a la cura y resolución del conflicto.

El paciente revive y reactiva vínculos afectivos del pasado y los proyecta en forma inconsciente sobre el analista, realizando una transferencia.

Contratransferencia

La contratransferencia tiene que ver con la subjetividad del analista en las sesiones. Se relaciona con su reacción, con las ideas y sentimientos inconscientes que proyecta sobre los pacientes a partir de su experiencia pasada.

La contratransferencia es la manera en que el analista reacciona ante la transferencia del paciente, y el impacto emocional que causa en él ese vínculo.

Para Freud era fundamental que el terapeuta supiera detectar la contratransferencia. Como así también sus efectos sobre el modo de tratar y relacionarse con sus pacientes.

Su propia subjetividad, la red de significados y significaciones, sus recuerdos, sus creencias inconscientes, su propia reacción frente al paciente, y la reactivación de contenidos inconscientes de vínculos del pasado del analista constituyen la contratransferencia.

Para el paradigma del conductismo y la psicología cognitiva estos conceptos no tienen ningún valor, sino que son conceptos específicos de la antigua teoría psicoanalítica de Freud, que forman parte de la historia.

Etiquetas:c

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *