Transferencia

La transferencia es un fenómeno psicológico desarrollado por el neurólogo austríaco Sigmund Freud, llamado el padre del psicoanálisis.

Freud revolucionó la ciencia médica de su época incorporando el concepto de inconsciente, con el que sentó las bases del psicoanálisis para tratar determinados trastornos.

Su novedoso enfoque sobre la psique humana fue, además de una teoría sobre la personalidad, una técnica de tratamiento de la enfermedad.

La transferencia es un fenómeno inconsciente que trae el pasado al presente.

La teoría de Sigmund Freud sostenía que el comportamiento del ser humano está determinado por sus pensamientos, recuerdos y deseos reprimidos.

En su teoría, toda experiencia dolorosa de la infancia es desalojada de la conciencia, y guardada en el inconsciente.

Ese oscuro lugar de la mente que es el inconsciente, tiene una poderosa influencia sobre la conducta.

El Psicoanálisis

El psicoanálisis es un método de tratamiento que tiene el fin de llevar a la conciencia los recuerdos escondidos en el inconsciente, para liberar al paciente de su influencia negativa.

El nacimiento del psicoanálisis tuvo origen en un intento de Freud por comprender la psicología humana y las causas que motivan la conducta.

En ese contexto, el psicoanálisis fue planteado como una herramienta para lidiar con los efectos inoportunos del inconsciente.

Para ello, Freud incorporó dos conceptos relacionados con la fuerza del inconsciente, que se ven reflejados en la relación paciente-analista:

La transferencia

Es la actualización en un vínculo actual, de un vínculo del pasado.

Las sensaciones que en el pasado generó aquel vínculo, son proyectadas en la persona actual a pesar de que sea la primera vez que la vemos.

Es decir que se parte de la afirmación de que toda experiencia deja sensaciones en nuestro interior.

Cada vez que experimentamos sensaciones nuevas, estamos reviviendo, actualizando o evocando aquellas experiencias pasadas que dejaron una huella en nuestro inconsciente.

La transferencia es el modo en que aquel antiguo vínculo influye en la relación actual con determinada persona, interfiriendo en la comunicación.

La interacción con alguien del presente nos hace revivir ciertas sensaciones que quedaron grabadas en nuestro inconsciente.

Esas relaciones pasadas habitualmente se refieren a los vínculos más tempranos y a las personas emocionalmente más relevantes, generalmente los parentales o sus sustitutos.

Según Freud, la interacción vincular con los padres desde la niñez, dejaría marcas muy importantes en el inconsciente, que podrían manifestarse en futuros vínculos.

Si bien la transferencia es un fenómeno inconsciente que ocurre cotidianamente sin que nos demos cuenta, Freud puso énfasis en sus efectos durante la psicoterapia.

El ámbito en que se desarrollan las sesiones de psicología no escapa a la acción del inconsciente ni lo anula. Por ello el paciente proyecta durante el análisis los contenidos de su inconsciente en la figura de su analista, reviviendo vínculos del pasado.

La transferencia puede ser negativa o positiva, es decir que el paciente podrá amar u odiar a su terapeuta como lo sintió por alguna figura importante de su pasado.

El vínculo emocional con el terapeuta es favorecedor del tratamiento, y permitirá al analista guiar al paciente en la resolución de su conflicto.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *