Psicosis

El término psicosis se usa para describir un trastorno que afecta a la mente, es decir que es una enfermedad del campo de la salud mental.

Se trata de un trastorno cuya característica es la fractura con la realidad, con la cual hay una desconexión, una pérdida de contacto.

Cuando alguna persona atraviesa una situación de este tipo, le denominamos episodio psicótico.

En la psicosis hay una desconexión del sujeto con la realidad.

Durante los episodios psicóticos, el pensamiento y percepción de la persona se alteran, pudiendo dificultarse la comprensión de lo que es y lo que no es real.

La psicosis no tiene una causa específica, puede originarse por el consumo de drogas y sustancias, como por el uso de determinados medicamentos.

O también puede ser el síntoma de otras patologías psíquicas como la esquizofrenia y el trastorno bipolar.

¿Quién puede sufrir una psicosis?

La psicosis puede afectar a cualquier persona en todos los ámbitos de la vida. El límite entre la salud y la enfermedad es muy delgado, si se dan determinadas condiciones.

A menudo, este tipo de trastornos comienza al final de la adolescencia hasta aproximadamente los 25 años de edad.

Según los relevamientos realizados en Estados Unidos, cada año hay cien mil casos nuevos de psicosis.

¿Cuáles son los síntomas?

En la psicosis se presenta una alteración grave y global de la personalidad, acompañada por un sentido tergiversado de la realidad.

Entre los signos más frecuentes, por lo general se advierten cambios en el comportamiento antes de recibir el diagnóstico.

Las señales conductuales de advertencia son:

  • Disminución repentina del desempeño laboral o de las calificaciones escolares.
  • Dificultad para concentrarse
  • Problemas nuevos para pensar con claridad
  • Ideas paranoicas, desconfianza o incomodidad frente a otras personas
  • Aislamiento social, estar solo más tiempo del habitual
  • Ideas muy intensas e inusuales
  • Sentimientos extraños o ausencia de sentimientos
  • Descuido de la higiene personal
  • Comunicación confusa
  • Dificultad para distinguir la realidad de la fantasía

Entre los síntomas suelen aparecer delirios (falsas creencias) y alucinaciones, viendo y oyendo cosas que los demás no ven ni oyen.

También puede verse un habla incoherente, sin sentido, o un comportamiento inapropiado para la situación en que se encuentra (como reírse mucho en un velatorio).

En el transcurso del episodio psicótico el enfermo puede padecer ansiedad, depresión, insomnio, falta de motivación y dificultad en general para funcionar.

¿Cómo se trata la psicosis?

Muchas veces la falta de sueño, la ingesta de ciertos medicamentos recetados, o el uso indebido de alcohol u otras sustancias como la marihuana pueden causar psicosis.

La consulta con el profesional psicólogo o psiquiatra es la primera medida a tomar, ya que el tratamiento temprano facilitará la pronta recuperación.

La persona con psicosis puede comportarse de modo confuso, pero también violento o amenazante, pudiendo volverse peligrosas para sí mismas.

Por eso el tratamiento incluye, además del manejo de medicamentos, la psicoterapia individual basada en la terapia cognitivo conductual.

Etiquetas:p

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *