Ir al contenido

Metacognición

La metacognición es un concepto del campo de la Psicología Cognitiva, la educación y la lingüística. Puede definirse como el control del propio proceso de pensamiento.

Es decir que se trata de una habilidad que logra un nivel superior de consciencia y reflexión en el proceso de aprendizaje, aprendiendo a pensar sobre el propio pensamiento.

Gracias a la metacognición como capacidad de las personas, podemos reflexionar acerca de la forma en que aprendemos e incorporamos conocimiento. Su antítesis es la memorización.

metacognición y comprensión de textos

El estudio de un idioma también implica saber estudiar.

¿Qué es metacognición?

La metacognición es la capacidad de reflexionar sobre el propio aprendizaje y los procesos mentales básicos que realizamos. Según el epistemólogo estadounidense John Flavell (quien introdujo el concepto), un ser que piensa comete errores, y necesita mecanismos para regularlos.

En Psicología es un área de investigación que está ligada a diversas actividades cognitivas del individuo, como por ejemplo:

Etimología del término

En su raíz etimológica, el término metacognición procede de la expresión “meta” que significa “más allá”, y del verbo latino “cognoscere” que significa “conocer”, es decir, ir más allá del conocimiento.

Aspectos principales

En el estudio e investigación de la conocida como “Teoría de la mente”, hay que distinguir dos aspectos fundamentales:

  1. Sobre el conocimiento declarativo, por un lado
  2. Por otro lado, sobre el conocimiento instrumental

Ello se refiere a que la persona conozca los procesos cognitivos que usa, además de la complejidad de cada tarea, la estrategia para interpretarla, el método, la planificación, entre otros.

La lectura y la metacognición

Es indudable el rol que juega la lectura en la formación de los individuos, ya que de ella depende el nivel alcanzado en toda actividad educativa y académica. Además de ser un instrumento para aprender y asimilar conocimiento. Sin embargo, muchos estudiantes presentan dificultades a la hora de comprender lo que están leyendo.

La comprensión lectora requiere de un adecuado proceso metacognitivo para aprender a aprender. Dado que el lenguaje, y por ende la lectura, son procesos cognitivos, la reflexión intencional sobre estos procesos favorece la comprensión del individuo.

Cuando se entiende el por qué, el cómo, y el para qué de lo que estudiamos, se logra un aprendizaje significativo y un pensamiento autónomo. De nada sirve memorizar conceptos si somos incapaces de reconocerlos en la práctica diaria.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.