Ir al contenido

La memoria es una capacidad cerebral que nos permite guardar, codificar y recuperar la información del pasado. Su función es de gran complejidad en relación a la organización del almacenamiento de ideas, hechos y sensaciones.

Dicho de otra forma, gracias a la memoria podemos recordar los acontecimientos, experiencias, conceptos y estímulos que recibimos a lo largo de la vida.

Se trata de un proceso mental complejo que es clave para el aprendizaje y adaptación de los seres humanos. Aprender y recordar lo aprendido nos ayuda a tener una adaptación socialmente activa.

la memoria permite recordar personas y experiencias como un álbum de fotos

Fotografías

¿Dónde está la memoria?

Dentro del aparato psíquico, las funciones cerebrales o procesos mentales tienen relación con un área del cerebro. Así encontramos que la memoria está asociada al hipocampo. El córtex temporal almacena los recuerdos de la infancia, los lóbulos frontales organizan el pensamiento y el hemisferio derecho guarda el significado de las palabras.

La memoria es uno de los procesos psicológicos básicos más importantes del hombre. El célebre escritor argentino Jorge Luis Borges, resumió su significado: “somos nuestra memoria, un museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos”.

Tipos de memoria

Existen distintos tipos de memoria, según el modelo multialmacén de Atkinson y Shiffrin. La teoría (1968) plantea una hipótesis acerca de la estructura de almacenamiento de recuerdos en el cerebro, en tres almacenes. Estos almacenes están encargados de procesar los datos que recopilamos y guardamos en distintos tiempos. Ellos, que trabajan de manera conjunta, son:

Registros sensoriales

Son los que captan nuestros sentidos a través de la percepción, por medio de la vista, el tacto, el olfato, el oído y el gusto. Es muy breve, y su duración oscila entre los doscientos a trescientos milisegundos. Se trata de información que se almacena temporalmente, a la espera de ser procesada. La audición y la visión son los sentidos más estudiados, en computación se puede comparar con los buffer de datos.

Memoria a corto plazo

Conocida como MCP, la memoria a corto plazo almacena pequeña cantidad de datos por poco tiempo, durante un espacio muy breve. Su capacidad permite el almacenamiento de entre cinco y nueve elementos, guardados no más de 10 a 20 segundos. Y su función equivale a la memoria RAM en computación, ya que es el espacio donde los datos son procesados.

Memoria a largo plazo

La MLP es la que registra hechos significativos, que pueden ser de utilidad en el futuro. Esta información se guardará en forma permanente en el almacén, puesto que su función es dar a la persona información de su pasado. Comparable en informática con el disco duro del ordenador.

¿Por qué olvidamos?

El olvido es un factor relacionado con la recuperación de recuerdos, es decir, es la imposibilidad de acceder a lo que está almacenado. Del mismo modo que ocurre con la limpieza del disco duro del ordenador, los datos que no son relevantes se eliminan.

Sólo se conservan los necesarios o importantes, por eso el olvido puede producirse por caducidad o problemas de acceso a la información almacenada.

Por otra parte, ciertos hechos traumáticos o excesivamente dolorosos se guardan en el inconsciente. Aparentemente eliminados, esos hechos se ocultan en un lugar inaccesible para nuestra conciencia.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.