Ir al contenido

Etnocentrismo

Etnocentrismo es una posición o visión del mundo, que se basa en la sobrevaloración de los propios valores culturales.

El etnocentrismo hace de la propia cultura un criterio exclusivo para entender y evaluar los comportamientos de otras razas, etnias o grupos sociales.

Es una posición extremista que considera en un rango superior a la propia etnia, idealizando sus realizaciones.

¿Qué es el etnocentrismo?

El etnocentrismo implica una actitud de descalificación ante la diferencia cultural. El concepto está en el polo opuesto al de relativismo cultural, que consiste en ponerse en el lugar del otro para comprender su comportamiento y quehacer como sociedad.

En lugar de aceptar los fundamentos de la existencia de cada pueblo, el etnocentrismo concede a la cultura propia un valor superior, frente al que se otorga a la ajena. Esta cosmovisión o forma de percibir el mundo, emplea sólo parámetros propios para juzgar la conducta de otros pueblos.

Esta postura es la que asumieron desde la antigüedad los países imperialistas al invadir otras regiones. El imperialismo tiene la convicción de que las propias pautas de conducta son correctas, naturales o lógicas. Y que quienes son extraños, o actúan de maneras diferentes siguen patrones irracionales, repugnantes o salvajes.

Lo ajeno como inferior

La posición etnocentrista con su connotación de superioridad tiene una consecuencia: la identificación exclusiva del desarrollo cultural con la propia cultura. Así se tilda a todo lo externo o ajeno como primitivo, irracional, de menor valor. Por lo tanto, el único modelo a seguir es el propio y los demás tienen que adoptarlo para civilizarse.

Tipos de etnocentrismo

Según el antropólogo y etnólogo Vittorio Lanternari, que interrumpió sus estudios por la promulgación de leyes raciales fascistas, hay dos tipos. Uno vinculado al origen e identidad racial, y otro “latu sensu” ligado a un grupo religioso, lingüístico, de género o cualquier otra naturaleza.

  • actitudinal
  • ideológico

Se trata de formas de hacer, de estar, de decir, de ver el mundo y a los demás de un modo naturalizado por la cotidianeidad. Son modos interiorizados o internalizados en forma inconsciente, que se viven como naturales y universales. Debido a ello no se toleran críticas ni dudas, ni comparaciones con otros modos de percibir las relaciones con los demás.

Consecuencias del etnocentrismo

El etnocentrismo es el plano social del egocentrismo, con la diferencia de que el centro del universo es la propia cultura. Entre los problemas que plantea esta percepción del mundo, muchos están ligados a la violencia.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.