Autótrofo

Los organismos autótrofos (auto: propio; trophe: alimento, nutrición) son los que producen su propio alimento a partir de los compuestos inorgánicos como la luz o el agua.

Los seres autótrofos, como las plantas, son los más simples de los seres vivos, ya que los animales y los seres humanos necesitan alimentarse de otros compuestos.

Las plantas son los organismos autótrofos más importantes, que realizan su propia síntesis alimentaria a través de elementos como el agua y la luz solar en el proceso de la fotosíntesis.

Los organismos autótrofos, como las plantas, son el primer eslabón de la cadena alimentaria.

También llamado productor primario, el organismo autótrofo produce compuestos orgánicos complejos (como grasas, proteínas y carbohidratos) utilizando carbono de sustancias simples como el dióxido de carbono.

Generalmente lo realiza a través del uso de la energía de la luz, en el proceso de fotosíntesis, o también por medio de reacciones químicas inorgánicas como la quimiosíntesis.

Los autótrofos, que no necesitan una fuente viva de energía o de carbono, son productores de una cadena alimentaria, como las algas en el agua y las plantas en la tierra.

Los organismos autótrofos son muy importantes en las cadenas alimentarias de todos los ecosistemas del mundo entero.

Toman del medio ambiente la energía en forma de luz solar, o también las sustancias químicas inorgánicas, y la utilizan para la creación de moléculas de combustible como son los carbohidratos. Este mecanismo lleva el nombre de producción primaria.

La producción primaria es el punto de partida para la circulación de nutrientes y energía por medio de las cadenas tróficas.

La cadena trófica es un proceso de transferencia de nutrientes a través de las distintas especies de una determinada comunidad biológica, donde cada una se alimenta de la anterior y es alimento de la siguiente).

Los organismos autótrofos se diferencian de los heterótrofos, que son aquellos que no pueden producir su propio alimento sino que se nutren de otras fuentes orgánicas, principalmente de materia animal o vegetal.

Los heterótrofos ingieren como alimento a los autótrofos para desarrollar las funciones necesarias para su vida. Dependen de ellos para obtener materia prima y combustible que necesitan para tener energía.

La nutrición autótrofa no sólo es importante porque da inicio a la cadena alimentaria, constituyendo los organismos autótrofos el primer eslabón de dicha cadena, sino porque la formación de la atmósfera está determinada por la fotosíntesis.

El aporte de las plantas incrementa en el aire el porcentaje de oxígeno haciendo viable la vida y desarrollo del planeta.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *