Ir al contenido

Individualista

Ser individualista es formar parte de un fenómeno por el que las personas piensan cada vez más en si mismas. Son personas cada vez menos condicionadas por los deberes hacia el otro, por lo social y los lazos familiares.

El auge del individualismo en la sociedad está asociado a factores socioeconómicos, a los modos de producción y a las profesiones liberales. El prójimo es considerado como un otro al que hay que derribar para vencer, un próximo que es enemigo y competidor.

La ideología individualista está directamente relacionada con una pérdida de interés por el bien común y por lo colectivo. En contrapartida, una ideología colaborativa propone lograr el crecimiento a través de la cooperación y no de la competencia despiadada.

individualista es antónimo de cooperativista

El interés común está por encima del interés individual

¿Qué es ser individualista?

Es una tendencia del ser humano que lo impregna todo en la sociedad, desde la educación hasta el marketing. En la familia educamos a nuestros hijos según una cosmovisión familiar. Desde ella podemos acrecentar su sentimiento de igualdad hacia los demás, o hacerlos sentir diferentes y mejores que el resto.

El individualismo defiende la superioridad del individuo ante lo colectivo, prioriza el yo individual frente al bien común. Del latín individuus, que significa indivisible, es el principio básico de la moral burguesa, que subordina los intereses sociales a los personales.

En la época imperialista, la tradición individualista (basada en la propiedad privada) y la doctrina sobre la élite, fueron reflejadas en la teoría de Nietzsche, recogida por el fascismo.

La filosofía individualista liberal

Para el individualismo liberal, cuya ideología postula la doctrina del libre mercado, no se puede atender los propios intereses sino actuando de modo individualista. Según sus principios, si todos atendieran su propio interés, el resultado social sería el mejor posible para cada uno.

Así, esta filosofía defiende el egoísmo como un modo de cuidar lo propio, con independencia de las demás personas. Lo que nos refuerza en la idea de individualismo es nuestro trabajo, en especial las profesiones liberales y empresarias.

Con la caída de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y el triunfo en la sociedad del individualismo liberal, las condiciones de vida de las mayorías empeoraron en el mundo. Porque la sociedad capitalista liberó las barreras de cuidado por lo colectivo.

Consecuencias del capitalismo

Según las Naciones Unidas, la riqueza de las 8 personas mas ricas del mundo equivale a la riqueza con la que cuenta la mitad de la población mundial más pobre. En el año 2000, el 1 % más rico de la población poseía casi el 50% de la riqueza mundial, en una tendencia creciente hacia la concentración de la riqueza.

De acuerdo con el informe de Naciones Unidas, 800 millones de personas en el mundo pasa hambre. Es decir una de cada nueve personas no cubre sus necesidades alimentarias.

Las cifras son elocuentes, y reflejan la creciente tendencia del capitalismo liberal individualista. La concentración de la riqueza mundial creció casi un 30% en la última década. Por efecto del liberalismo económico, en 2017 el 1% se quedó con el 80% de los ingresos mundiales.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.