Codicia

La codicia es el deseo humano por obtener un exceso de riquezas, muchas veces pasando por encima del otro o rompiendo las leyes, siendo considerada como una característica negativa de la personalidad que puede cegar la actitud de quienes la presentan.

Otra acepción para codicia es un deseo vehemente por conseguir ciertas cosas buenas y positivas, sin que tenga un contexto negativo y, que pueden ir desde lo material a lo intangible, pero sin vulnerar los derechos del otro.


La codicia también es conocida como avaricia siendo uno de los pecados capitales según el cristianismo. El poeta italiano Dante Alighieri la situó en el quinto escalón del purgatoria en su obra La Divina Comedia de inicios del siglo XIV.

La codicia genera un deseo incontrolable por conseguir dinero o eso que quiere de forma exagerada

Quien exhibe codicia es conocido como codicioso y desea hacerse de los bienes del otro. Ese deseo es tan fuerte, que suele cometer errores ya que se encuentra totalmente cegado por su codicia.


En su afán por aumentar su capital, el codicioso arriesga lo que ya tiene e incluso es la persona ideal para caer en estafas o engaños, ya que no ve señales de peligro al estar concentrado en obtener eso que tanto quiere.

La codicia puede ser inmaterial, por ejemplo la codicia de poder es común en políticos o, la codicia por controlar al resto desde un punto de vista psicológico o espiritual. El ser codiciosos puede arruinar a una persona y la relación de esta con quienes le rodean.

La palabra codicia se usa en tauromaquia para referirse a los intentos del toro por alcanzar la capa u objeto con el cual se le provoca, sin ser un término conocido para quienes no son aficionados a esta práctica cada vez menos común.

El término codicia deriva del latín cupiditia, siendo la cualidad de ambición y deseo en la vida. Según se modifique, se puede llegar a palabras de raíz similar como Cupido.

Los codiciosos no buscan solo acumular riquezas, sino que obtener aquello que desean y con lo que llegan a obsesionarse hasta lograr apropiarse del dinero, objeto o acción. Si bien suele ser negativa, existen casos de codicia positiva.

Una forma de estafar a las personas es aprovechando su codicia natural, enseñándoles formas fáciles de hacerse con algo que no está a su alcance. Así, ignoran posible alarmas y terminan perdiendo lo que tenían.

Ejemplos de uso de codicia

  • La codicia de Juan es más fuerte que la lealtad con sus amigos
  • El sacerdote nos recordó que la codicia es un pecado en su sermón del domingo
  • Los estafadores se aprovechan de la codicia humana para aprovecharse de sus víctimas
  • El toro mostró una gran codicia
  • La codicia por el poder terminó haciendo caer al dictador

Sinónimos de codicia

avaricia, ambición, deseo, anhelo

Antónimos de codicia

miseria, generosidad

Significados relacionados

Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *