Ir al contenido

Ganesha es un poderoso dios hindú, que ganó popularidad con su cuerpo humano y cabeza de elefante. Entre tapices, cuadros y esculturas, la deidad se exhibe en el Museo Nacional de Arte Oriental.

Ganesha entre las deidades indias es de las más adoradas y conocidas, por su cualidad de remover obstáculos y ser señor de la abundancia.

Se lo invoca también como patrono de las ciencias, las artes y las escrituras de los textos sagrados.

ganesha pintado en colores, cuerpo humano y cabeza de elefante

Dios hindú removedor de obstáculos.

¿Quién es Ganesha?

Como todas las imágenes de este dios hindú que vemos en la vidriera de un local comercial, en un llavero o en un centro de yoga, su imagen evoca una creencia.

Cuando alguien elige poner la estatuilla en un escritorio, en una biblioteca o en algún otro lugar de la casa o negocio, está convocando una tradición.

Ganesha, el dios hindú, tiene un significado con poder movilizador. Ya que se lo invoca como dios de la sabiduría, del arte y la ciencia, con capacidad para remover obstáculos en la vida de los que lo siguen.

Además, tiene un alcance mayor en relación al desarrollo espiritual. Cuando alguien se sienta trabado, en crisis, o sobrepasado por los caminos sinuosos que le toca recorrer, muchos recomiendan esta estatuilla.

Ganesha, el dios de los nuevos comienzos

A la hora de soñar con nuevos desafíos, los hinduistas evocan a este dios:

  • cuando están por casarse
  • al construir una obra
  • iniciar un emprendimiento o empresa
  • escribir un libro
  • estrenar una obra

Además, se cree que los viajeros que llegan a la India, deben visitar primero el templo de Sri Ganesha para tener  buena fortuna.

¿Cómo es su aspecto?

La cabeza de elefante le aporta dos atributos necesarios para el aprendizaje y avance en el camino espiritual: la memoria y la inteligencia.

Las orejas grandes (para escuchar nuestro interior) y los ojos chicos (para mirar menos el exterior) son cualidades de las personas sabias. Igual que la boca pequeña, para hablar poco. Además los elefantes son animales que avanzan sin cambiar la dirección, y si aparece un obstáculo lo remueven con su trompa. Por eso Ganesha ayuda a abrir nuevos caminos.

Siempre tiene mucha panza, ya que es capaz de digerir todo lo bueno y lo malo que ocurre en el universo.

También tiene cuatro brazos, que son símbolos de la infinita manifestación de lo divino en todos los niveles. En cada mano sostiene:

  • dulces, alimentos dulces para el alma
  • hacha pequeña, para cortar el orgullo, los celos, el ego, el apego
  • un lazo, que nos une con Dios
  • la palma abierta, como signo de la protección de Dios
  • puede tener una flor de loto, que representa la sabiduría

La leyenda de su origen

Son diversos los mitos acerca de su nacimiento, y del origen de su cabeza de elefante. El relato y narraciones acerca de ello aparecen en los “textos antiguos” o Puranas, con algunas diferencias.

Con respecto al árbol genealógico, es hijo de Shiva y Parvati (diosa de la procreación y del amor.

La mayoría de las versiones coinciden acerca de que la cabeza de Ganesha fue cortada por su padre, cuando cuidaba la puerta de casa a pedido de Parvati, su madre. Cuando llegó Shiva, el hijo no lo reconoció y le impidió entrar, lo que desató la furia de su padre, quien le cortó la cabeza.

Ante tal tragedia, Parvati quedó muy angustiada, y Shiva prometió reemplazar la cabeza de su hijo por la del primer ser vivo que pasara frente a ellos. Y pasó un elefante.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.