Fobia social

La fobia social es uno de los trastornos de ansiedad que suceden con frecuencia en la interacción social diaria.

Sentir fobia social es tener una sensación de miedo irracional, basado en el juzgamiento ajeno.

Este temor impide el normal comportamiento de la persona, e influye en su vida cotidiana.

Caballo blanco escondido detrás de un árbol como si tuviera fobia social.

Es característica la actitud de timidez y miedo irracional ante la presencia de otras personas.

Es natural sentirse a veces cohibido, inquieto o nervioso frente a ciertas situaciones.

Muchas personas atraviesan con dificultad una entrevista laboral, una cita amorosa, la presentación de un proyecto, y hasta la asistencia a una fiesta.

Es normal sentir mariposas en el estómago, inquietud o ansiedad cuando nos relacionamos socialmente.

E incluso la relación con los demás suele dificultarse por la timidez e inseguridad que sentimos ante situaciones nuevas.

¿Cuándo existe una fobia social?

Hablamos de fobia social cuando las relaciones sociales causan mucho temor, timidez, inseguridad y vergüenza. Ante el supuesto juicio de los demás, el nivel de ansiedad se eleva de modo inexplicable.

Cuando el monto de ansiedad es excesivo e insoportable, el nerviosismo natural se convierte en una imposibilidad de enfrentar una situación pública.

La fobia social, llamada también trastorno de ansiedad social, se siente como un miedo injustificado e inoportuno que reduce la capacidad de acción.

¿Cuáles son los elementos de la fobia social?

  • Preocupación excesiva por ser el centro de atención
  • Temor a comer o beber en público
  • Miedo a la observación y juicio ajenos
  • Inseguridad para hablar con amigos o público en general
  • Sensación de hacer el ridículo
  • Necesidad de huir de espacios cerrados donde haya gente

Algunas de sus causas

El origen del trastorno suele comenzar en la adolescencia, y tener relación con padres sobreprotectores y hogares con oportunidades sociales limitadas.

Tanto hombres como mujeres pueden verse afectados, quienes tratan de evitar las situaciones temidas.

En algunos casos se suele caer en las adicciones, ya que las sustancias actúan como desinhibidores y facilitan las relaciones sociales.

¿Cuáles son los síntomas?

Las personas muestran una extrema timidez ante hechos sociales diarios, que no representan conflicto alguno. Sienten una ansiedad anticipatoria por situaciones que creen que tendrán que atravesar con vergüenza o temor.

El miedo es crónico y persistente, pudiendo manifestarse con:

  • Rubores constantes
  • Sequedad en la boca
  • Dificultad para hablar
  • Sudoración
  • Temblores
  • Palpitaciones
  • Falta de concentración
  • Olvidos
  • Desorganización del pensamiento
  • Aislamiento
  • Ataques de pánico

Tipos

Existen dos clases de fobia social, una específica que se desarrolla en ciertos momentos como hablar o comer en público. Y otra generalizada que el paciente experimenta en toda situación que implique interacción social.

Para establecer un diagnóstico, es necesario acudir a un profesional en psicología quien ayudará al paciente a recuperar su vida social.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *