Arte rupestre

El arte rupestre es una forma de expresión que usaba el hombre primitivo grabando las rocas a través de un raspado. Es decir que, en sus comienzos, la humanidad se expresaba en forma simbólica por medio de pinturas y grabados.

La palabra rupestre deriva del latín rupestris y rupes que significa “roca” y todo lo relativo a las rocas,  muros de roca, peñascos, precipicios.

El arte rupestre aún se conserva en sitios privilegiados, que dan cuenta de lenguajes y significados que son parte de nuestra historia como seres humanos.

huellas arqueológicas de arte rupestre

Signos, figuras, y pigmentos pictóricos que se conservaron a través de los siglos.

¿Qué es el arte rupestre?

Es el nombre que se da a los grabados, pinturas y geoglifos que quedaron impresos en las rocas o sobre la superficie terrestre a través de los siglos.

El arte rupestre es la forma más antigua de comunicación, desde la que se representaba el contexto cultural, geográfico, religioso y económico del hombre. Es el primer lenguaje que se conoció, cuyas huellas quedaron en las cavernas.

Se usaron cuatro técnicas:

  • Petróglifos (raspado de la roca que imprime un grabado)
  • Pictografías (pinturas en la misma superficie con pigmentos verdes, amarillos, negros u óxido de cobre)
  • Pictograbados (mezcla de pinturas y grabados)
  • Geóglifos (grandes dibujos sobre la superficie de la tierra)

Primeras evidencias

Las primeras evidencias de arte rupestre datan del Período Arcaico (3000-1500 a. C), donde los mensajes se plasmaron por medio de la técnica del petróglifo. Los emisores eran cazadores recolectores en período de domesticación de los camélidos.

Los paneles muestran la representación de camélidos pequeños de dos patas y cabeza triangular. Algunos con fetos en el vientre, otros con la cabeza vuelta hacia atrás.

El siguiente período (1500-1 a. C) se destaca por los pictograbados, que representaron camélidos yuxtapuestos semejando una manada. Ello refleja la necesidad de multiplicación del ganado e inicio de domesticación de las llamas, representación que muestra en líneas simples al ser humano.

Las pictografías simbolizaron escenas de figuras humanas y animales como las vicuñas, en el interior de cuevas con colores rojo y amarillo. También pastores y cazadores de jabalíes y búfalos. Los perfiles humanos acentuaron los rasgos anatómicos además de otros detalles como tocados de plumas y pequeñas faldas.

En el período posterior al 900 d. C los estilos de arte rupestre variaron. Los animales se grabaron con formas rectas mientras que los humanos se representaron de manera más compleja: túnicas con diseños y variados tocados denotaban los distintos grupos sociales.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *