Ir al contenido

Hiperactividad

La hiperactividad es un comportamiento referido a la constante actividad tanto del niño como del adulto. Puede implicar mayor movimiento físico y dificultad para concentrar la atención.

Hiperactividad o hiperkinesia está asociada al movimiento excesivo y permanente, a la impulsividad, inquietud y fácil distracción.

Con frecuencia, la hiperactividad representa un problema en las escuelas cuando se trata de la niñez. Sin embargo, su definición depende del observador, ya que lo excesivo para unos puede no serlo para otros.

hiperactividad niña jugando

Todos los niños son diferentes, y el movimiento caracteriza la buena salud mental y física.

¿La hiperactividad es una enfermedad?

Usualmente, la conducta hiperactiva llama la atención de padres y educadores. Muchas veces la familia lleva al consultorio pediátrico la preocupación por la conducta dinámica de su hijo.

Pero sabemos que todos los niños son diferentes, y algunos son más dinámicos que otros por su genética o contexto sociofamiliar.

Si se los compara con otros menos activos, puede notarse la diferencia. Pero ello no significa enfermedad, salvo que la hiperactividad interfiera en el desempeño escolar, o en la habilidad para relacionarse con amigos.

El juego, la acción constante y enérgica es síntoma de salud en la niñez. Pese a ello, se instaló en la sociedad el concepto de trastorno mental a todo aquello que sale de lo “normal”.

Características de la hiperactividad

Con mucha frecuencia, los niños con esta característica reciben más castigo por parte de sus padres. Suelen ser muy traviesos, asumir conductas peligrosas, y dar cuenta de una energía arrolladora. Por otra parte, en las escuelas pueden ser blanco de bullying o acoso escolar.

A medida que los niños crecen disminuye la actividad, y en la adolescencia puede desaparecer por completo. Entre las características de la hiperkinesia podemos mencionar algunas posibles:

  • actividad constante
  • inquietud permanente
  • hablar en exceso
  • distracción fácil
  • déficit de atención
  • agresividad
  • impulsividad
  • dificultad en la lectura u otras actividades silenciosas
  • desatención a instrucciones

El TDAH (trastorno por déficit de atención hiperactivo)

El déficit atencional hiperactivo o TDAH es un cuadro clínico que se inicia en edades tempranas. Se manifiesta con movimientos permanentes sin un claro sentido, algunos de ellos riesgosos. Este carácter temerario del niño, acentuado por la impulsividad, puede llevarlo a un accidente.

Estos niños hiperactivos o inquietos, reciben un diagnóstico recién cuando comienza el ciclo básico de educación escolar. Por lo tanto, la hiperkinesia representa una dificultad cuando se necesita concentración y atención para el aprendizaje.

Para diferenciar a un niño inquieto de uno hiperkinético, debe observarse la respuesta ante el llamado a controlarse. Cuando la voluntad no puede dominarse, el exceso de movimiento (involuntario) configura el cuadro clínico.

Además, la conducta pasa de ser exploratoria a ser riesgosa, ya que el niño hiperactivo no percibe el riesgo. Por eso es propenso a sufrir accidentes domésticos.

Sinónimos de hiperactividad

hiperkinesia, hiperkinesis, sobreexitación

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.