Estrés postraumático

El estrés postraumático, llamado también síndrome de estrés postraumático, es un trastorno de salud mental que se produce luego de sufrir un trauma.

El síndrome de estrés postraumático es una reacción emocional que impide la recuperación luego de la experiencia atemorizante. Suele presentarse con pesadillas frecuentes que reviven la situación trágica que ocurrió en el pasado.

Un hecho trágico deja secuelas emocionales que se reviven en el tiempo.

Cuando ocurre un hecho doloroso o un episodio dramático, algunas personas padecen el síndrome de estrés postraumático. 

Esto conlleva a desencadenar otras situaciones de la vida cotidiana que se complican a causa de la problemática, como divorcio o problemas familiares.

¿Cuáles son las causas?

Este trastorno psiquiátrico puede generarse en algunas personas y no en otras. Por causas que no se conocen, es probable que el síndrome ocurra en sólo una de las personas que sufren un mismo accidente traumático.

Es decir que no todas las personas que son expuestas ante la misma situación trágica van a padecer de esta imposibilidad de recuperación.

Probablemente las emociones, los genes, la situación laboral y familiar jueguen un rol importante o aumenten el riesgo del padecimiento.

Algunas situaciones que pueden generar este trastorno son:

¿Por qué sucede el trastorno de estrés postraumático?

En situaciones normales de la vida cotidiana, el organismo libera niveles altos de hormonas y sustancias químicas del estrés, ante un hecho estresante. Es el estrés natural que nos permite alertarnos y huir ante el peligro.

Pero a corto plazo, habitualmente estos niveles altos que secreta el organismo vuelven a su estándar o nivel normal.

Cuando la persona sufre de estrés postraumático a causa de un acontecimiento trágico reciente, el cuerpo sigue secretando hormonas y sustancias químicas.

¿Cuáles son los síntomas?

En algunas personas, los síntomas pueden aparecer luego de varios años de haber sucedido el hecho causante. Algunas características o signos más relevantes son:

  • Recuerdos involuntarios a cualquier hora del día
  • Pesadillas sobre el trauma
  • Rememoración constante del episodio
  • Alucinaciones sobre la posibilidad de repetición del hecho
  • Extrema ansiedad al tomar contacto con lugares o personas vinculadas al siniestro
  • Evitación de conversaciones sobre el tema
  • Imposibilidad de recordar detalles sobre la tragedia
  • Dificultad para respirar y sudoración al hablar del trauma
  • Palpitaciones o dolor de pecho cada vez que se rememora la situación
  • Sensación de distancia emocional y paralización ante experiencias cotidianas normales
  • Pérdida de interés por la diversión y ausencia de disfrute
  • Insomnio, falta de concentración, facilidad para alarmarse

La sintomatología puede durar un mes o más tiempo, y afectar la capacidad del sujeto para retomar su vida habitual en el domicilio, en el trabajo y en su vida social.

El apoyo psicológico es fundamental, en especial inmediatamente luego de sufrir el episodio desencadenante. La psicoterapia disminuye el riesgo de padecer el síndrome de estrés postraumático.

Para establecer el diagnóstico del trastorno, los síntomas deben permanecer durante más de treinta días. Una vez definido, la terapia será la resultante de la combinación de fármacos y psicoterapia.

Etiquetas:e

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *