Posibilidad

Cuando existe la opción de que algo ocurra, decimos que tenemos una posibilidad.

Es decir que estamos en el terreno de lo que no es seguro, de lo posible, de lo que no se sabe o conoce a ciencia cierta.

La palabra posibilidad es un sustantivo abstracto que habla de algo que no es concreto ni real sino que es condicional, puede llegar a ser, estar, o tener.

La posibilidad es aquello que puede llegar a ser, pero aún no es.

Como todo sustantivo abstracto, el término posibilidad no designa a un tipo de entidad física y tangible, que pueda percibirse a través de los sentidos.

Por el contrario, sugiere una idea o sensación que nos representamos por medio de la imaginación o el intelecto.

Es un término que remite a la palabra esperanza, si lo que esperamos es algo anhelado. La posibilidad de que algo bueno suceda deja abierto el camino de las expectativas.

Pero ese camino de la posibilidad estará sujeto a determinadas condiciones, es decir que estará condicionado.

Es necesario diferenciar la realidad de la posibilidad, porque la realidad es objetiva, concreta y tangible y no depende del sujeto que la observa para existir.

La realidad existe independientemente de quien está parado frente a ella. Más allá de la perspectiva del sujeto que la mira, la realidad es como es.

Tipos de posibilidades

En el terreno de las posibilidades, en cambio, podemos diferenciar:

  • La posibilidad abstracta o formal
  • La posibilidad concreta u objetiva.

En el campo de lo abstracto, todo es posible y forma parte de una ilusión.

La posibilidad, cuando es abstracta, no se basa en condiciones concretas que hagan necesaria su transformación en algo real.

Por ejemplo, si creo que quizás algún día podré dar la vuelta al mundo, la afirmación está dentro de la posibilidad formal, en la que “todo es posible”.

Pero si nos trasladamos al terreno de lo real, al analizar mi condición económica y recursos materiales, esa posibilidad dista mucho de ser concreta y objetiva.

Por eso, para transformar la posibilidad en una realidad, es necesario que se conjuguen ciertas condiciones objetivas de la realidad concreta.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *