Ir al contenido

Bienestar físico

El bienestar físico es un estado de las personas que fue definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El enfoque se orienta a un cambio global de los hábitos y estilos de vida para mejorar la salud.

El concepto de la OMS se refiere a un estado completo de bienestar en los niveles físico, emocional, mental y social.

Ello apunta a cuidar la calidad de vida en todos sus aspectos, tanto físicos como psicológicos, para lograr el equilibrio.

clase de yoga que mejora el bienestar físico

Toda actividad física al aire libre conjuga aspectos psicológicos y físicos.

¿Qué entendemos por salud?

Estar saludables va mucho más allá de la ausencia de enfermedades. Tiene que ver con pequeñas sencillas acciones relacionadas con los hábitos:

La OMS expresó en su definición de salud, que “es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la falta de enfermedades”. También tiene salud la persona cuyas condiciones físicas y mentales le proporcionan sentimientos de tranquilidad y armonía.

¿Qué es bienestar físico?

Cuando nuestro cuerpo está en perfectas condiciones, funcionando a pleno rendimiento y con todos los órganos sanos podemos decir que gozamos de bienestar físico.

Para alcanzarlo o mantenerlo es importante dejar atrás el sedentarismo, ya que la falta de ejercicio físico menoscaba nuestra salud física y mental. Para ello es esencial realizar alguna actividad como:

  • caminatas
  • ciclismo
  • natación
  • deportes (aún con clases online)
  • establecer rutinas y hábitos

Y por supuesto, complementarlo con una buena alimentación, respetando el desayuno y la ingesta de variedad de frutas y verduras.

Bienestar físico: ejercicio y alimentación

Para el correcto funcionamiento del cuerpo, la alimentación adecuada y el aporte de nutrientes reduce el riesgo de enfermedades como obesidad, colesterol, diabetes, enfermedad cardiovascular.

Algunos consejos:

  • Alimentarse con frutas y verduras, granos integrales
  • Respetar los horarios de las comidas, comiendo siempre a la misma hora
  • Desayunar todos los días en forma abundante
  • Reducir el consumo de sal y azúcar
  • Hidratarse con por lo menos dos litros diarios de agua
  • Reducir el consumo de alcohol a no más de un vaso por día
  • Dejar de fumar para cuidar la salud

Bienestar emocional

Cada vez más la sociedad entiende la importancia de la salud mental y su influencia en la vida diaria. Así como puede cambiar el bienestar físico, también puede hacerlo el bienestar mental y emocional.

La primera medida fundamental es identificar nuestras emociones en el momento que suceden, y no reprimirlas. Gestionar de manera adecuada las emociones implica poner en palabras los sentimientos ante la persona pertinente. No sirve descargar las rabias con un amigo, o con la pareja. Hay que ser asertivo, es decir hablar con quien corresponde sobre lo que corresponde en el momento justo.

Las personas conscientes de sus sentimientos canalizan mejor su conducta. Si es muy difícil esta práctica, es recomendable la consulta terapéutica con un psicólogo, que tendrá un efecto directo en la salud mental.

Bienestar social

Este tipo de bienestar depende de multiplicidad de factores:

Quizás es el que menos depende en forma directa de nosotros mismos y de nuestros hábitos, sino de aspectos conjuntos que hacen a la calidad de vida. Como por ejemplo:

  • tener un empleo digno
  • gozar de una educación libre y accesible
  • contar con una vivienda digna en un ambiente de respeto
  • vivir en una sociedad justa, sin odio y discriminación
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.