Ir al contenido

Kukulkán

Kukulkán es un término maya que significa “pluma y serpiente”, lo que da su nombre a esta deidad de la cultura maya. Conocida también como Gucumatz, la mitología la vincula con el agua, los truenos y el viento.

Kukulkán o kukulcán es un dios similar a la Serpiente Emplumada, una de las deidades más relevantes de Mesoamérica. 

Tan antigua como la existencia misma del hombre, kukulcán es la máxima expresión de la conexión de los mayas con la madre tierra.

kululkán en el templo de Itzá

Pirámide de Chichén Itzá, México.

¿Qué es Kukulkán?

El nombre de la deidad se compone de dos palabras:

  • kukul
  • kan

Significan renovación o quetzal, y su forma es la de una serpiente emplumada. Simbólicamente, la serpiente plantea tanto el principio como el final de la vida.

¿Kukulkán o serpiente emplumada?

En la cultura maya es variada la cantidad de deidades, pero sin duda, Kukulkán es el dios más importante de la mitología. Tal es así que aún sigue siendo parte de la tradición oral y cultura en general.

Para los toltekas (que llegaron a Yucatán para colonizar a los mayas), el nombre del dios de la “serpiente emplumada” era Quetzalcoatl, dios azteca. El mismo al que los mayas llamaron Kululkán, y los guatemaltecas Gucumatz.

En el clima tropical de la Península de Yucatán y Guatemala, el sol dibuja al mediodía formas serpenteantes en los bordes de las nubes. De ellas emanan los truenos y las lluvias, por eso Kukulkán también era reconocido como un dios del cielo.

Diferencias y similitudes

Según los relatos de la historia, los mayas habían asentado su civilización con anterioridad a los aztecas. Por lo que ya adoraban a un dios lleno de plumas sobre una serpiente. La deidad de la que hablaban, navegaba por el mar y podría ser la conversión de un ser humano.

Eso explica que confundieran la llegada de los colonizadores españoles con su dios esperado. Muchos años después, también los aztecas repitieron el mismo relato acerca del dios Quetzalcoatl.

Ambos dioses o serpientes emplumadas corresponden a diferentes tiempos cronológicos. De hecho las construcciones dedicadas a ellos tienen cincuenta años de diferencia.

El castillo de Kukulkán

Una de las ciudades mayas más importantes es la de Chichén ItzáEn ella fue construida una pirámide central dedicada a Kukulkán, para rendirle culto, llamada también Castillo.

Cada año la perfecta arquitectura maya permite ver cómo las sombras descienden por las escalinatas justo en primavera, gracias a los cálculos astronómicos.

El castillo es un gigante calendario maya de tipo solar, alineado con el eje de la tierra de modo tal, que permita el efecto conocido como “el descenso de Kukulkán.

La sombra que genera la caída del sol proyecta la imagen de una serpiente que se desliza desde lo alto de la escalera de la pirámide.

El descenso desde el cielo a la tierra fertilizará y acondicionará la tierra para la próxima cosecha, llevando con su descenso bendición de abundancia.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.