Un fraude es un tipo de engaño que constituye un delito económico.

Cuando hay fraude alguien es perjudicado por la intención de otro que obtiene algún beneficio.

Si el fraude es fiscal el perjuicio se comete contra el Estado, vulnerando una normativa tributaria con la que se pretende eludir el pago de un impuesto a través del engaño.

En el fraude el modus operandi es el engaño.

El fraude es una falsa declaración a sabiendas de la verdad, es decir que tiene la característica de ser un acto intencional.

También por omisión se comete fraude al ocultar un hecho material con el fin de inducir a alguien a realizar algo en su propio detrimento.

En consecuencia, el fraude incluye todo acto deliberado cuya intención es privar a alguien de una propiedad o de dinero mediando el engaño, la astucia u otros actos desleales.

Existen distintos tipos de fraude, algunos se cometen contra las personas físicas y otros contra las empresas o personas jurídicas.

El fraude puede comprometer internamente a directivos, empleados, funcionarios o titulares de una empresa, o bien a los clientes externos y proveedores.

El fraude laboral, también llamado fraude interno implica la utilización del propio empleo para el enriquecimiento personal, a través de la mala aplicación de los activos de la organización o del uso doloso de los recursos.

En la actualidad, se adopta cada vez más la aplicación de la tecnología por parte de los actores de fraudes.

Igualmente son nuevos los enfoques para ocultar la trama del fraude en el ámbito laboral, por lo que existen sistemas de identificación del recorrido de las acciones dolosas, investigación conocida como el árbol del fraude.

En relación al fraude externo, la gama de esquemas es amplia. Vendedores deshonestos que actúan en la manipulación de facturaciones, licitaciones, servicios no prestados o sobornos a empleados. Clientes que presentan cheques sin fondos, cuentas falsificadas, actividades deshonestas, devolución de productos robados para reembolso, entre otros.

Muchas organizaciones se enfrentan a robos de propiedad intelectual, amenazas de violación a la seguridad, piratería, fraude fiscal, robo de información confidencial, quiebra fraudulenta, fraudes de atención médica, fraudes a compañías aseguradoras, fraudes de préstamos.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *