Trastorno de pánico

El trastorno de pánico es un ataque repetido y repentino de miedo intenso, que puede durar varios minutos.

El episodio de pánico ocurre sin que medie un peligro real, pero ocasiona con rapidez varios síntomas físicos. El trastorno de pánico es uno de los trastornos de ansiedad, como la fobia, la agorafobia y la ansiedad generalizada.

Un niño semisentado en un sillón y tapado con almohadones donde apenas pueden verse sus ojos por el pánico.

El miedo patológico es un sentimiento irracional que genera síntomas físicos.

Hay ocasiones, en que algunas personas sienten, en forma impredecible, un temor repentino y abrumador. Es probable que esto esté acompañado por síntomas como:

  • Sudoración
  • Aceleración del ritmo cardíaco
  • Dificultad para pensar 
  • Ahogos al respirar.

Cuando esto ocurre sin la presencia de un factor desencadenante concreto y previo, estamos ante un trastorno de pánico.

¿Qué se siente en un trastorno de pánico?

Sin motivo aparente, y sin advertencia previa, aparece un sentimiento de terrible ansiedad, junto a la sensación de morir.

La sensación de ahogo y de falta de control de la situación es agobiante, y no permite pensar con claridad. El pensamiento de estar volviéndose loco es recurrente durante el episodio.

Es un ataque súbito de terror que parece durar una eternidad, donde el miedo domina la vida de la persona y afecta la calidad de vida. Por lo tanto, rutinas cotidianas como conducir, ir a trabajar o a la escuela, no pueden realizarse.

Señales y síntomas del ataque de pánico

  • Sensación de desastre o de fatalidad inminente
  • Miedo a la pérdida de control
  • Temor exacerbado de muerte
  • Síntomas de ataque al corazón
  • Sensación de volverse loco
  • Miedo abrumador
  • Latidos fuertes o rápidos del corazón
  • Excesivo sudor
  • Temblores
  • Escalofríos
  • Mareos o debilidad
  • Dolor de estómago o de pecho
  • Entumecimiento u hormigueos en las manos
  • Náuseas

¿Cuál es el tratamiento?

En primer lugar, es necesario acudir a la consulta psicoterapéutica con un profesional en psicología o psiquiatría.

Hablar acerca de los síntomas le permite al especialista hacer un examen y confeccionar la historia clínica, para evaluar y descartar la existencia de un problema físico asociado.

En general, el tratamiento incluye psicoterapia y medicamentos, pero la palabra autorizada acerca del tratamiento indicado la tendrá el profesional en salud mental.

Tratamiento psicoterapéutico

La terapia cognitivo conductual suele ser muy útil para tratar el trastorno de pánico.

El objetivo es el aprendizaje de nuevas formas de pensar y de reaccionar ante distintas situaciones, para bajar la ansiedad y la preocupación.

Los episodios disminuyen o desaparecen cuando se incorporan diferentes maneras de reaccionar frente a las sensaciones físicas que producen el miedo y la ansiedad.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *