Ir al contenido

Prioridad

Prioridad es un término que pertenece a la familia de palabras del verbo priorizar, que significa poner en primer lugar.

Relacionada también con priorización, que es la actividad de ordenar por orden de importancia, urgencia o algún otro criterio determinado.

Decimos “dar prioridad” en relación a atender primero, brindar un lugar preferencial o privilegiado, y quizás simplemente preferir cierta cuestión.

prioridad de paso ferrocarril

Ferrocarril

¿Qué es dar prioridad?

Decimos priorizar cuando queremos resaltar la importancia de aquello que ponemos en primer lugar. Al decir prioridad nos referimos a una preferencia en particular, a una cosa que anteponemos por sobre otras. Si nos gusta mucho la playa, le damos prioridad por encima de otros espacios naturales como las montañas.

Elegir es priorizar, por eso el término tiene muchos usos en el lenguaje cotidiano. Por ejemplo, dar prioridad a las tareas importantes antes que a las secundarias, aunque éstas se presenten como urgentes. O considerar que los peatones tienen prioridad frente a los vehículos, a la hora de cruzar la calle.

¿Cómo priorizar las tareas?

Para priorizar nuestra actividad diaria, primero debemos tener en claro nuestros objetivos principales. Esto evitará perder tiempo en lo que es accesorio o de menor importancia. Podemos ayudarnos en esta elección haciéndonos dos preguntas básicas:

  • ¿Qué tarea tendrá mayor impacto en el resultado final?
  • ¿Cuál puedo elegir para avanzar en el proceso de ejecución de mis metas?

Por otra parte, es necesario:

  • Establecer objetivos claros
  • Definir categorías de tareas por grado de complejidad (categorización)
  • Evaluar los recursos necesarios
  • Considerar los tiempos disponibles

¿Qué relaciones priorizas en la vida?

Hay relaciones humanas de todos los tipos y calidades, pero debemos cuidar las que son positivas para nuestro mundo interior. Las relaciones sociales se retroalimentan con los estados emocionales, las personalidades, actitudes y comportamientos. Cuando una relación humana genera dependencia, el vínculo deja de ser saludable y se convierte en tóxico. Lo mismo sucede con disfunciones que llevan a la adicción de sustancias. En la dependencia emocional, hay signos claros de alarma: el aislamiento y el desequilibrio en la relación.

Las relaciones de dependencia parecen en un primer momento inofensivas. Sin embargo, las emociones intensas hacen confundir el amor con la dependencia, la unión con la simbiosis.

Cuando la pareja es una prioridad, hay que establecer la diferencia entre el control, la posesión, el dominio y la vigilancia, con el amor genuino. Este amor es desinteresado, sin egoísmos (no debe confundirse con el amor romántico), genuino, y sólo desea el bienestar del otro.

¿Es Dios tu prioridad?

Cuando Dios es tu prioridad, las cosas buenas suceden por añadidura, dice la Biblia. Todo cambia cuando lo ponemos a Él primero en nuestras vidas. Tal vez aún no tengas fe en Cristo, pero cuando las adversidades llegan se las enfrenta con entereza y paz interior si tenemos una vida espiritual. ¿Y cómo se logra esa común-unión con el Salvador? La comunión es la relación íntima con el Señor, una línea directa de tu espíritu a Su espíritu.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.