En anatomía, la lengua es un órgano que tiene movilidad, situado en el interior de la cavidad de la boca.

Se trata de un músculo de características simétricas, que cumple un rol fundamental al momento de la ingesta de los alimentos.

Pero también es la lengua un órgano esencial para la expresión del lenguaje.

La lengua es un órgano importante para el sentido del gusto, además de la expresión del lenguaje.

Las funciones de la lengua son fundamentales en la masticación o trituración de los alimentos, en la deglución (que es el fenómeno por el que éstos pasan de la boca a la faringe) y en el sentido del gusto.

La lengua es un receptor sensorial que está conformada por esqueleto, músculos, mucosa y botones gustativos o corpúsculos.

Estos corpúsculos gustativos constituyen una estructura en forma de roseta, inmersa en el epitelio de las papilas gustativas.

Como todos los órganos de los sentidos, la lengua le confiere al ser humano la capacidad de percepción y recepción de una amplia gama de estímulos que provienen del entorno.

El sentido del gusto brinda a las personas la facultad de elaboración de respuestas adaptativas a los cambios del medio ambiente para cubrir las necesidades básicas y posibilitar la supervivencia.

Por otra parte, la palabra lengua también se utiliza para denominar a un sistema lingüístico o idioma determinado que utilizan los parlantes en el proceso de la comunicación.

En este sentido, la lengua es un sistema convencional de signos que son propios de los grupos sociales que pertenecen a una misma región cultural para comunicarse entre los miembros.

La lengua (entendida como un sistema de signos que representan objetos) debe ser diferenciada del lenguaje.

El lenguaje es un sistema estructurado de comunicación que se debe exclusivamente a las adaptaciones evolutivas del ser humano.

Para que exista un lenguaje debe darse un marco de contexto de utilización y determinados principios formales combinatorios.

Como medio de comunicación, además del lenguaje pueden instrumentarse otros medios para ejercer la facultad de comunicar.

El lenguaje corporal, los gestos, los signos, la vestimenta, el dibujo, el grafiti, la música, el arte, las costumbres, todo lo que el ser humano hace, aún sin usar la lengua, siempre comunica.

Todas las regiones y países se caracterizan por poseer su propia lengua, dando cuenta de ello la existencia de más de cinco mil lenguas habladas en todo el mundo.

Cada idioma tiene un sistema propio de códigos y en muchos casos existen los dialectos.

Los dialectos son expresiones que no fueron formalmente establecidas de manera lingüística, sino que son variantes de alguna lengua, como sucede con los reductos aborígenes.

Etiquetas:l

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *