Ósculo

El vocablo ósculo proviene del latín osculum cuyo significado, según la Real Academia Española de Letras, es beso de cortesía, de respeto o de afecto. El término no es utilizado en el lenguaje coloquial, sino que es conocido como un cultismo. La palabra ósculo está compuesta por dos partes:  os (que significa boca y da origen a palabras como orificio, orilla, oración) y culum (sufijo diminutivo).

El término ósculo, que ha caído actualmente en desuso, se refiere a un tipo de saludo respetuoso en el que los labios se acarician levemente como señal afectuosa. En otra de sus acepciones, la zoología utiliza la palabra ósculo para designar al orificio mayor de las esponjas, conocido también como canal exhalante o poro.

La costumbre de saludarse respetuosamente con un beso se extiende actualmente a todo el mundo, con un valor simbólico asociado al cariño y al afecto. Comúnmente el ósculo es un gesto sencillo que se da en los saludos y despedidas en la mejilla, en la frente, en la mano, en la barbilla, pero no necesariamente en los labios.

En la antigüedad, la palabra ósculo se utilizaba entre los cristianos como una forma de saludo que no estaba vinculada a la sexualidad. En el libro bíblico 1 Corintios, versión Reina Valera 1960 en su capítulo 16:20 aparece por ejemplo la salutación que menciona el término de referencia: “Saludaos los unos a los otros con ósculo santo”. La costumbre de saludarse con un beso se extendió también a Oriente y al resto del mundo, aunque no necesariamente a través de los labios sino que vemos reflejado el saludo con un beso en la frente, en ambas mejillas, en una o en las dos manos y hasta en los pies.

Significados relacionados

Comentarios