Investigar

El término investigar indica acción, ya que se trata de un verbo que hace referencia a la actividad natural del ser humano en búsqueda de la verdad de los fenómenos que ocurren a su alrededor.

La investigación es consecuencia directa de la curiosidad por resolver problemas y encontrar soluciones a las situaciones habituales de la vida cotidiana.

La investigación es una actividad natural del ser humano en búsqueda de soluciones cotidianas.

A lo largo de la historia fueron innumerables las investigaciones que se realizaron para obtener conocimiento científico.

A través de ellas, las civilizaciones han desarrollado sus avances en todas las áreas, los que son observables en el mundo entero.

Hay diversos tipos de investigación, y distintas maneras de investigar según el área y el tema de que se trate. Pueden variar las técnicas y modalidades, pero siempre deberá ser utilizado un método científico.

Para que sea considerada investigación científica, se deben llevar a cabo una serie de procedimientos que respeten un proceso,

que permita al investigador confirmar o refutar la hipótesis que dio motivo a la investigación.

Investigar es una tarea que parte de la observación de la realidad y del entorno que rodea al ser humano. El hombre utiliza los sentidos y la percepción para captar la complejidad de la realidad.

La observación del medio que nos rodea posibilita el detectar las situaciones que requieren una vía de facilitación para hacer más confortable la vida de las personas, e ir más allá de lo que existe produciendo modificaciones que permitan innovación y mejoras.

Los avances científicos y tecnológicos se han producido como consecuencia de la acción de investigar. Comúnmente se cree que investigar es una actividad que se lleva a cabo sólo en un laboratorio, con microscopios y tubos de ensayo.

Sin embargo, existen muchas maneras de investigar, y muchos tipos de investigación científica. La investigación básica, por ejemplo, es la que se realiza para descubrir los efectos “in vitro” de una sustancia química o de un medicamento.

Cuando los resultados de las investigaciones básicas son aplicados a situaciones de la vida real, estamos en presencia de la investigación aplicada.

La investigación aplicada puede ser experimental o descriptiva. La primera se refiere a la intervención del investigador como sucede en el ámbito de la salud, cuando se hace una indicación médica.

La experiencia de probar un cambio de dieta para evaluar su resultado es un caso de investigación experimental.

La investigación descriptiva es la que enumera características de una determinada población o de una enfermedad específica.

Un investigador es alguien que se hace preguntas, que tiene pensamiento crítico. La rebelión intelectual contra lo naturalizado, lo que se da por sentado sin discusión es característica fundamental del investigador.

Investigar es una forma de ampliar o extender los límites del conocimiento humano, aportando beneficios a todos aquellos hacia quienes va dirigida la investigación.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *