Perspicaz

Perspicaz es un adjetivo que habla de agudeza e inteligencia, como también comprensión intelectual.

Es una palabra de origen latino que deriva del verbo specere, cuyo significado es observar.

Por eso la persona que es perspicaz tiene una mirada profunda, que atraviesa las situaciones mirando más allá de lo aparente.

Quien es perspicaz capta al vuelo las cosas, observando con profundidad.

La perspicacia es una capacidad intelectual de las personas que tienen una tendencia al análisis comprensivo y exhaustivo de las situaciones.

Todos tenemos distintas formas de enfrentar la vida y los problemas, pero quien es perspicaz capta rápido el meollo de la cuestión.

También observa cualquier asunto de una manera intensa, y lo atraviesa con la mirada hasta llegar a lo más profundo.

Origen etimológico

La palabra proviene del verbo en latín specio, specere que significa mirar u observar a través de todas las cosas. El prefijo per indica “por completo” o “a través de”, y specio es “mirar”.

Por ello, según el origen de la palabra, la cualidad de ser perspicaz implica tener una visión profunda, aguda y sagaz sobre los hechos.

¿Cómo es ser perspicaz?

  • Es tener rapidez y agudeza intelectual
  • Darse cuenta de lo que no es tan obvio
  • Ver con claridad lo que todos ven como confuso y complejo
  • Poder advertir las cosas antes de que sucedan
  • Es descifrar y reconocer las señales que no parecen visibles

Muchas veces, la perspicacia permite adivinar la intención del otro y evitar una frustración. No sabemos a ciencia cierta si es una cualidad que se adquiere con la experiencia, pero sí que forma parte de la esencia de las personas.

En las relaciones sociales, y más aún en las laborales, es una habilidad que facilita la interacción social. Ver más allá de las apariencias, brinda la capacidad de penetración suficiente en toda cuestión vincular.

Se trata de personas astutas, ingeniosas, difíciles de engañar, y capaces de advertir lo que no otros no ven.

Por ello son las que suelen tratar con sutileza los temas delicados, con el tacto suficiente para detectar el momento oportuno para resolver cada situación.

Etiquetas:p

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *