La neurona es una célula específica del sistema nervioso, cuyo nombre deriva del griego neuron que significa “cuerda”.

La célula es la unidad mínima de todo ser vivo, el elemento o unidad morfológica y funcional de menor tamaño.

El conjunto de células similares que tienen funciones comunes, constituye un tejido.

La neurona es la célula específica del sistema nervioso, encargado de transmitir impulsos nerviosos con información.

El cuerpo humano tiene niveles de organización, construidos unos sobre otros. Las células constituyen tejidos, los tejidos constituyen órganos, y los órganos forman los sistemas, cada uno de los cuales tiene una diferente función.

Las neuronas son las células que forman el sistema nervioso, cuya función principal es transmitir impulsos nerviosos a las demás células del cuerpo.

Nuestra capacidad para percibir el entorno, para ver lo que nos rodea, para recordar si estuvimos allí antes, y la habilidad para reconocer quiénes somos y dónde estamos depende de nuestro sistema nervioso.

Ante una señal de peligro, la posibilidad de procesar en forma consciente la amenaza y de activar respuestas involuntarias, también depende de nuestro sistema nervioso.

Estos procesos que suceden permanentemente en nuestro cuerpo, dependen de la interconexión de células especializadas que constituyen el sistema nervioso.

La neurona es una unidad funcional básica que genera señales eléctricas llamadas potenciales de acción, a través de las cuales transmiten información rápida a distancias largas.

El sistema nervioso está formado por dos secciones: el sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico. En el sistema nervioso central (formado por el encéfalo y la médula espinal) ocurre el análisis de la información. El sistema periférico está formado por neuronas sensoriales y motoras, que están fuera del sistema nervioso central.

Las neuronas sensoriales envían información al sistema nervioso central, y las neuronas motoras llevan señales enviadas por el sistema nervioso central.

Las neuronas motoras, que controlan los músculos esqueléticos (como los de miembros superiores e inferiores), tienen su cuerpo celular en el sistema nervioso central.

Pero son tan largas sus extensiones, llamadas axones, que llegan hasta los músculos con los que se conectan (enervan).

Otras neuronas del sistema nervioso periférico tienen su cuerpo celular fuera del sistema nervioso central, como sucede con las neuronas sensoriales.

Las neuronas sensoriales proporcionan información que es percibida a través de los sentidos, como el tacto, la temperatura, el dolor, y están agrupadas en racimos llamados ganglios.

Los axones de las neuronas periféricas que tienen un recorrido en común, se agrupan formando los nervios.

Se estima que el sistema nervioso de los seres humanos está compuesto por cien mil millones de neuronas interconectadas entre sí.

La función de las neuronas es comunicar o transmitir la información desde una parte del cuerpo hacia las demás partes. De esta manera, las neuronas controlan desde los pensamientos, los movimientos de los brazos y piernas hasta los sentimientos, y lo hacen a través de señales eléctricas llamadas impulsos nerviosos.

Las neuronas están formadas por:

  • Las dendritas (ramificaciones que reciben los impulsos nerviosos)
  • El cuerpo celular o pericarión (donde se halla el núcleo de la célula)
  • El axón (que parte del cuerpo celular y comunica con otras neuronas)
  • La mielina (sustancia grasa que recubre el axión para acelerar el impulso nervioso).

La información comunicada por el impulso nervioso es acelerada hasta noventa veces por segundo, dando cuenta una vez más, de la perfección de la anatomía y funcionamiento del cuerpo humano en su conjunto.

Etiquetas:n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *