Ir al contenido

Misofonía

La misofonía es una afección neurológica que produce reacciones extremas de quienes la padecen, ante el estímulo de determinados sonidos cotidianos.

Su significado esodio al sonido” en sentido literal, por lo que también recibe el nombre de SSS (Síndrome de Sensibilidad Selectiva al Sonido).

La misofonía por SSS implica una hipersensibilidad tal que la reacción se produce por sonidos entre 40 y 50 decibelios (sonidos más bajos que los de una conversación normal).

misofonía afecta al oído

Hipersensibilidad a los sonidos

¿Qué es la misofonía?

El nombre proviene de dos términos latinos: miso (que significa odio) y phonía que es sonido. Se trata de una afección neurológica provocada por una fuerte reacción a ciertos ruidos y sonidos. Pero no todos los sonidos habituales que presentamos los seres humanos son molestos. Ni todos representan un problema para quienes tienen esta sensibilidad acústica.

La misofonía suele aparecer a finales de la infancia, pero puede aparecer a cualquier edad. Es una reacción extrema ante un determinado sonido, al que se le van sumando otros detonantes. La consecuencia se presenta como una reacción de irritación y evitación, hasta ira, pánico y agresión.

Se trata de personas que se irritan ante sonidos cotidianos como chasquear los labios, mover un bolígrafo, traquetear los dedos sobre la mesa, entre muchos otros. Se genera una reacción física y emocional ante inocentes sonidos apenas perceptibles por la mayoría.

¿Es diferente misofonía de hiperacusia?

Claro, por eso no debemos confundir ambos términos. Si bien ambos trastornos están asociados a una disminución de la tolerancia al sonido.

La hiperacusia consiste en la percepción auditiva insoportable y anormalmente alta de ciertos sonidos, sintiendo dolor físico a causa de escucharlos. En cambio en la misofonía, los que se hacen intolerables son patrones de sonidos que son repetitivos e inevitables.

Algunos de ellos son comunes como respirar o masticar, pero generan rabia, pánico y ansiedad, entre otros:

  • sonidos al beber
  • ruido al masticar chicle
  • estornudos
  • tos
  • golpecitos de los dedos sobre la mesa

Causas de la misofonía

En la misofonía, los estímulos auditivos (y a veces los visuales) no son bien interpretados por el sistema nervioso central. La causa no está en los oídos, sino que la disfunción subyace en el cerebro en el sistema auditivo central. No obstante, hay mucho por investigar sobre la misofonía, que recién en los años 90 se reconoció como enfermedad.

¿Cómo es convivir con misofonía?

Algunas personas intentan enmascarar los ruidos que detonan sus síntomas con otros sonidos fuertes, como la música. Otros simplemente procuran evitar situaciones en las que están presentes esos sonidos. Según la gravedad de la misofonía, las consecuencias pueden ser graves para el bienestar del paciente. Como alejarse de ciertas relaciones interpersonales, abandonar el hogar e involucrarse en actividades sociales.

¿Cómo evitarla?

Muchas veces las personas son catalogadas como histéricas o muy sensibles, por lo que se sienten incomprendidas. Para lograr cierto alivio, algunos recaudos son:

  • usar auriculares, tapones en los oídos para ahogar los ruidos
  • ubicarse en zonas distantes de la gente en restaurantes y ómnibus
  • practicar relajación y meditación para evitar el estrés
  • explicar el problema a familiares y amigos para que conozcan el problema
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.