Historiador

El historiador es un especialista que se dedica al estudio del pasado, al análisis e investigación de los distintos sucesos de la historia.

El objeto de estudio del historiador es no sólo el suceso sino el análisis y comprensión de lo ocurrido en el pasado para entender el presente de la humanidad.

Un historiador estudia además los diversos aspectos de la vida humana y las civilizaciones pasadas, e interpreta a los protagonistas de cada época.

Los vestigios materiales son investigados en el estudio de la historia.

En la antigüedad no existían requisitos o condiciones especiales para ser historiador, pero hoy se requiere adquirir una educación formal.

Por lo tanto, en la actualidad no alcanza con recopilar información sobre la historia de un pueblo o nación a modo de crónica, sino que se trata de una profesión de nivel académico.

¿Cómo trabaja un historiador?

En las prácticas de su quehacer, el historiador establece una relación esencial con la noción de tiempo o temporalidad. El vínculo con la experiencia del tiempo es fundamental para el desarrollo de su oficio.

El paso del tiempo deja su huella en la corporalidad de los seres humanos, que luchan por naturaleza contra los vestigios que se estampan en su cuerpo. Pero también la huella se percibe como vivencia en el contexto social y cultural.

En ese contexto se inserta la labor del historiador, su producción, análisis e interpretación de los hechos.

Hay dos coordenadas que funcionan como marco para reconstruir lo que sucedió:

  • Tiempo
  • Espacio

¿Qué huellas quedan del pasado?

El pasado dejas sus huellas y vestigios materiales a través de edificaciones, ruinas, esculturas, obras literarias.

Lo que ya fue no está presente sino en el recuerdo, o a través de la transmisión oral o escrita. Pero sus vestigios y huellas permanecen de modo material o a través de las costumbres y representaciones culturales de la sociedad.

La memoria es un elemento esencial en el trabajo con la dimensión temporal, y se rescata a través del recuerdo de quienes aún viven con nosotros. La tradición oral también juega un rol importante para transmitir los sucesos.

La construcción del relato

Luego del hallazgo, el fruto del trabajo del historiador es su relato. Para dicha construcción elige, organiza e interpreta la información que dará vida a su relato histórico. Como consecuencia, ningún relato está libre de intencionalidad (aunque sea inconsciente) ni es ingenuo su lenguaje.

La importancia del lenguaje

El lenguaje es el medio principal que usamos los seres humanos para significar la realidad y darle sentido. Por lo tanto, es un medio esencial en el trabajo del historiador.

Lo que el estudioso ha seleccionado del pasado y su reconstrucción en el relato histórico, dará cuenta del enfoque y su base ideológica. Lo que conlleva a admitir que el investigador de la historia forma parte de la realidad que estudia, y que esa realidad es percibida y captada en forma subjetiva.

Por eso la pretensión de desvincular al historiador de la historia en la que participa y toma posición, es insostenible. Es entonces cuando ha imperado el paradigma de la lejanía temporal, a la hora de lograr una comprensión desapasionada.

Etiquetas:h

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *