Revelación

Revelación es un vocablo que deriva del latín revelatio, cuyo significado es “descubrimiento de algo secreto”.

Hablamos de revelación en el sentido de develar lo oculto o desconocido, en referencia a poner algo de manifiesto. Por lo que revelar (del latín revelare) significa “quitar el velo” o dar a conocer algo. Es común el uso del término en relación a la acción de revelar algún secreto o información que debería guardarse con discreción.

La naturaleza y el ser humano son la expresión máxima de la obra creadora de Dios.

Revelarse o Rebelarse

En forma habitual, muchas veces se confunden ambos significados a la hora de escribir. Por eso es necesario clarificar las diferencias entre revelarse y rebelarse para hacer un uso adecuado del lenguaje.

Si escribimos la palabra con b larga, el término rebelar deriva de rebelión, haciendo referencia a la rebeldía, o acción de sublevarse.

Podemos decir que la rebeldía es un comportamiento que se caracteriza por la resistencia y desafío a la autoridad. Está entonces vinculada a la desobediencia o incumplimiento de una orden u obligación. En cambio, revelarse se refiere a salir a la luz, a dar a conocer y poner de manifiesto a algo o a alguien.

Revelación divina

En sentido religioso, la Biblia es una fuente de revelación divina, a través de la cual Dios se manifiesta a los hombres por medio de la Palabra.

También por medio de la Biblia, quien sostiene un pensamiento cristiano tiene revelación de cosas que no podría saber por sí mismo.

Dios como ser creador se da a conocer a la humanidad o se revela a través de la Creación, de la naturaleza y de los seres creados. En este darse a conocer, Dios revela su propia naturaleza, su carácter, su voluntad y sus planes.

Cómo se da a conocer Dios

Dios se da a conocer a través del espíritu, gracias al cual tenemos conocimiento de Su persona.

Las personas somos seres biológicos, corporales, dotados de un intelecto. Pero también tenemos un espíritu. Gracias a este espíritu podemos concebir la noción de un ser superior, y conectar con Él.

Las Escrituras nos enseñan que Dios se reveló al hombre. Tuvo que darse a conocer a fin de que los hombres le conocieran. Es imposible que el hombre llegue a conocer a Dios sin que éste se le revele primero.

Toda búsqueda independiente que use el razonamiento o el intelecto, está destinada a fracasar rotundamente. Jesús dijo: “Nadie puede venir a mí si no le fuere dado al Padre”. Juan 6.65

Dios es un ser infinito, trascendente, y tan inalcanzable por el hombre, que este ni siquiera puede imaginárselo, por esto debía enviar a alguien que pudiera revelarse a través de El. Sin su revelación, el hombre no habría podido conocer a Dios.

Sinónimos de revelación

descubrimiento, manifestación, exposición, epifanía, divulgación.

Antónimos de revelación

encubrimiento, disimulo, ocultamiento

Etiquetas:r

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *