Prudencia

Prudencia es la capacidad de pensar por adelantado nuestras acciones y prever posibles riesgos. Es decir, se trata de medir las consecuencias de nuestras acciones.

La prudencia es una actitud que nos permite evitar perjuicios innecesarios, modificando nuestro accionar. Entonces somos primero prudentes en el pensamiento, y luego lo somos en la acción.

Además la prudencia es una virtud que nos hace cautos en la comunicación, ya que en el decir también se refleja la moderación.

Accidente de vehículos en la ruta, a causa de la falta de prudencia

Los accidentes en las rutas son causados en gran medida por exceso de velocidad e imprudencia.

Etimología del término

Del latín prudentia, el término significa actuar con conciencia de las consecuencias de las propias acciones. También relacionado con prudentis, en cuya lengua era el “prudente” o “conocedor, cauto, experto”.

La virtud de la prudencia

Según Santo Tomás de Aquino, y en la misma línea de pensamiento que Aristóteles, la prudencia es “la línea recta que guía la acción”.

Por lo tanto, es una virtud que implica actuar de modo justo y cauteloso sabiendo que somos responsables de nuestra conducta.

También en nuestra manera de hablar la prudencia se refleja, cuando con nuestras palabras respetamos la vida y la libertad de los demás.

Según la Biblia, es importante cultivar la prudencia, término que menciona en varios de sus libros:

  • “El necio muestra enseguida su enojo, pero el prudente pasa por el alto el insulto” (Proverbios 12.16)
  • “El prudente ve el peligro y lo evita, el inexperto sigue adelante y sufre las consecuencias” (Proverbios 27.12)
  • “Por tanto, todo el que oye estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca” (Mateo 7.24)
  • “Hasta un necio pasa por sabio si guarda silencio; se le considera prudente si cierra la boca” (Proverbios 17.28)
  • “El que habla mucho, yerra mucho; quien es prudente refrena su lengua” (Proverbios 10.19)
  • “Fíate del Señor de todo tu corazón, y no confíes en tu propia prudencia” (Proverbios 3.5)

Algunos ejemplos de un accionar prudente

  • Capacitarse profesionalmente en el área específica cuando se elige un proyecto laboral
  • Llegar con tiempo suficiente previo a la hora de vuelo o de embarque, cuando se tiene que viajar
  • Evaluar todas las variables antes de realizar una inversión, y prever los riesgos
  • No superar el límite de velocidad permitida en rutas y autopistas, para evitar accidentes
  • Respetar las luces de los semáforos a la hora de cruzar la calle, sea como peatón o como conductor
  • No tomar alcohol si se va a conducir un vehículo
  • Respetar las indicaciones de las autoridades, en todos los niveles y áreas
  • Revisar los vencimientos antes de consumir alimentos envasados

Sinónimos de prudencia

Sensatez, cautela, moderación, mesura, templanza, discreción, previsión

Antónimos de prudencia

insensatez, imprudencia, indiscreción, descuido, temeridad

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *