Desarrollo físico

El desarrollo físico y el crecimiento son indicadores del bienestar de los niños y adolescentes. El ritmo y tiempo de desarrollo están determinados por la herencia genética, por lo que difieren en cada uno.

Es decir que dos infantes de la misma edad pueden tener un desarrollo físico diferente, y estar ambos en los parámetros “normales”.

En todos los casos, la etapa de la pubertad es aquella en la que niños y niñas aumentan más rápidamente de estatura.

Joven adolescente muestra jugando su desarrollo físico

La adolescencia es la etapa de los grandes cambios.

Patrones de crecimiento y desarrollo físico

  • En las niñas el crecimiento repentino sucede alrededor de los once años (en promedio). Sin embargo, a veces ocurre a los ocho y hasta a los catorce años.
  • Los niños en cambio, se desarrollan físicamente dos años después que las niñas. Por eso en la misma edad podemos ver una diferencia de altura importante.

Los grandes cambios

Desde la edad de dos o tres años, los niños y niñas crecen por mes 5 centímetros y aumentan dos kilos en promedio. Durante la adolescencia, esos índices pueden duplicarse.

En la pubertad, aumentan casi toda la altura de su edad adulta. Cuando ese período de desarrollo finaliza, los adolescentes sólo crecen entre 2 y 5 centímetros.

¿Cómo ocurre el desarrollo físico?

Los pies y las manos crecen primero, lo que da a los jóvenes una apariencia torpe. Luego las piernas y brazos se alargan, y además:

  • se ensanchan los muslos y hombros de los varones
  • crecen las caderas de las niñas

El tronco del cuerpo se alarga, y los huesos de la cara aumentan su tamaño (en especial la quijada inferior). Los cambios de los jóvenes son muy notorios en esta etapa.

La función hormonal

La función de las hormonas es la de ser un mensajero químico que viaja por el torrente sanguíneo. Se producen en las glándulas del cuerpo para regular:

Las hormonas tienen la función de indicarle a los órganos reproductivos que se desarrollen. También se ocupan de las características sexuales que diferencian a hombres y mujeres:

  • vello facial y desarrollo muscular en los varones (gracias a la testosterona)
  • caderas curvas y desarrollo de las mamas en las mujeres (a causa del estrógeno)

Que un niño o niña tenga un desarrollo físico menor a otros niños de su misma edad, no es signo de alarma. Pero si la apariencia del cuerpo es notablemente diferente a sus compañeros, es recomendable la consulta al pediatra.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *