Queratocono

El queratocono es una afección de la córnea, membrana transparente en forma de cúpula que cubre el frente del ojo. La córnea es la parte externa de la estructura ocular, que permite el paso de la luz exterior. Su función es protectora, ya que cubre al iris y al cristalino.

El queratocono es una patología que recibe dicho nombre porque la córnea se afina en forma gradual, y sobresale en forma de cono. Se trata de una alteración degenerativa que provoca una visión borrosa y en algunos casos sensibilidad a la luz.

En sus primeras etapas se corrige el problema con anteojos, pero si la afección progresa puede requerir un trasplante de córnea.

ojo en primer plano que destaca pestañas, pupila, iris y córnea que se afina formando queratocono

Las patologías de la vista requieren consulta a un especialista en oftalmología.

¿Qué es el queratocono?

Se trata de una alteración de la córnea del ojo, que produce una distorsión de las imágenes y una disminución de la visión. La alteración modifica la curvatura corneal.

El queratocono se produce por adelgazamiento gradual y progresivo del espesor de la córnea en el centro. De este modo cambia la forma esférica habitual por una cónica.

Casi siempre la afección es bilateral, aunque suele afectar más a un ojo que al otro. Con frecuencia se origina en la adolescencia, entre los 10 y los 25 años de edad. Y su evolución es variable, pudiendo progresar durante 10 o más años en forma lenta.

¿Cuáles son sus síntomas?

En una etapa inicial el queratocono provoca miopía y astigmatismo irregular, visión doble o borrosa. Luego es muy frecuente que produzca fotofobia.

Los síntomas o signos de la enfermedad pueden ir variando a medida que ésta progresa. Algunos de ellos son:

  • Visión distorsionada o borrosa
  • Aumento de la sensibilidad al resplandor
  • Dificultad al conducir de noche
  • Necesidad de frecuentes cambios en la prescripción de anteojos
  • Visión nublada o empeoramiento abrupto de la visión

Factores de riesgo de queratocono

La probabilidad de desarrollar esta patología de la córnea puede aumentar por multitud de factores, como por ejemplo:

  • Antecedentes familiares de la afección (factor hereditario o genético)
  • Hábito de frotarse los ojos con vigor (rascado crónico)
  • Sobre exposición a los rayos ultravioletas del sol
  • Pequeños traumatismos persistentes del ojo
  • Uso de lentes de contacto inapropiadas
  • Irritación crónica
  • Tener otras afecciones como retinitis pigmentaria, asma, fiebre del heno, síndrome de Down y síndrome de Ehlers-Danlos.
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *