Ir al contenido

El término pulso se usa en relación a la frecuencia cardíaca, es decir el número de veces que late el corazón en un minuto.

El pulso es un golpe suave y perceptible que se produce en algunas partes del cuerpo, a causa del movimiento alternativo de dilatación y contracción del corazón.

Para medir el pulso, es habitual palparlo en la arteria de la muñeca y en la arteria carótida en el cuello.

estetoscopio para auscultar el corazón y controlar pulso cardíaco

El control de las pulsaciones cardíacas puede realizarse en forma manual o con estetoscopio.

¿Qué es el pulso?

Lo que causa la pulsación es la expansión de las arterias como consecuencia de la circulación de la sangre, impulsada por el corazón. Ello crea una onda de presión que puede palparse al tacto en determinadas zonas del organismo.

Sin embargo, bajo ciertas circunstancias (por ejemplo en las arritmias) el pulso es irregular. Esta irregularidad impide detectar el ritmo cardíaco real. Por lo tanto la expansión de la aorta es insuficiente para crear una presión palpable, y el ritmo cardíaco puede ser más elevado que el pulso.

¿Cuál es el pulso normal?

Para un adulto sano en situación de descanso, las pulsaciones por minuto oscilan entre 60 y 100. Mientras practicamos ejercicio físico éstas pueden ascender a 200, y durante el sueño pueden caer hasta 40.

En las personas jóvenes el pulso es más rápido, y en los bebés en reposo es tan alto como el de un adulto practicando ejercicio intenso.

¿Cómo se toma?

Por lo general, se obtiene en las partes del cuerpo donde las arterias están más cercanas a la piel, como las muñecas y el cuello.

Se palpa en forma manual con los dedos índice y mayor, y no con el pulgar para evitar interferencia ya que este dedo tiene su propio pulso.

Los dedos deben presionar suavemente la zona de una arteria contra una estructura firme interna, como un hueso. De este modo puede sentirse el pulso.

Otra manera alternativa de tomarlo es con estetoscopio, tratando de oír los latidos del corazón. Es recomendable sentarse o acostarse antes de realizar el examen.

Una vez que se encuentra el punto buscado, sin oprimir demasiado para no obstruir el flujo sanguíneo, contar los latidos durante un minuto completo. O bien contarlos durante treinta segundos y multiplicar por dos, para obtener el resultado global de sesenta segundos.

Partes más comunes para tomarlo

  • Cuello
  • Muñeca
  • Sien
  • Ingle
  • Cara interna del pie
  • Parte posterior de la rodilla
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.