Ir al contenido

Llamador de ángeles

El llamador de ángeles es un conjunto de piezas colgantes, que suele usarte como amuleto de protección y armonía en el hogar.

Por lo general, el llamador de ángeles está compuesto por pequeños elementos de metal, que producen un tintineo cuando se agitan o mueven. Pueden contar con campanitas, pulseras o dijes de metal combinados con otros materiales decorativos.

El sonido del llamador de ángeles es muy sutil, delicado y armonioso, además de muy baja frecuencia, lo que hace que muchos lo ignoren.

llamador de ángeles colgando de un árbol

Los móviles suelen usarse para llamar la atención del bebé por su movimiento, aunque no emitan sonido.

¿Qué es un llamador de ángeles?

En muchos lugares del mundo, se cuelgan llamadores de ángeles en la puerta de entrada de la casa, o en la cuna del bebé. Los hay de variadas formas y colores, de diversos materiales, pero siempre son colgantes para producir movimiento.

Están formados por cascabeles, pequeñas campanitas, cristales vistosos o piedras que suenan entre sí al producirse el movimiento.

Algunos son verdaderas piezas de joyería colgantes para llevar en el cuello. En general están formados por una esfera labrada de plata, que lleva otra esfera menor en su interior, que al moverse chocan y generan un suave sonido.

El por qué del nombre

Si bien existen muchas leyendas que tratan de explicar el origen del nombre, la más conocida dice que el sonido llama al ángel de la guarda. Las vibraciones metálicas avisan a los ángeles que la persona necesita su presencia.

Cuenta la leyenda…

Hace millones de años los humanos vivían en contacto directo con sus ángeles guía, o ángeles guardianes. Ellos eran los encargados de protegerlos y velar por su seguridad. Un día, los ángeles tuvieron que partir hacia otros lugares (quizás por el pecado original) y dejaron solos en la Tierra a los humanos.

Como los ángeles no desean desamparar a las personas, y apenados por ello, les dejaron un amuleto que producía un hermoso sonido de campanitas al agitarse. Con dicho amuleto podían llamar a los ángeles cada vez que se sientan tristes, desprotegidos o en peligro, y ellos acudirían al llamado.

Los ángeles pusieron una condición: que el colgante no fuera prestado a otra persona, sino que fuera de uso exclusivo y personal. Salvo las embarazadas podían compartir el ángel de la guarda con su bebé antes de nacer.

Según la leyenda, cada persona tiene un ángel guardián particular que reconoce el sonido especial de su persona protegida. Por eso cada amuleto es privado, y según la creencia no debe usarlo nadie más.

¿Para qué sirve el llamador de ángeles?

Según las voces populares, este amuleto debe estar presente en todo hogar para favorecer la tranquilidad, la armonía y la protección de la familia. Por eso se la tradición lo considera un amuleto protector de quien lo posee.

Cada llamador de ángeles emite un sonido distinto porque, según la leyenda, llaman a un ángel diferente encargado de la guarda personal.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.