Honradez

La honradez es la cualidad que califica a las personas honradas. Se trata de una modalidad de la conducta de aquellas personas que actúan con respeto a las normas, apartadas de cualquier tipo de irregularidad. Por su origen etimológico la palabra honradez proviene del latín honorare que significa “tratar con decoro, decencia y respeto”, que junto al sufijo ez indica cualidad de honrado.

Por tratarse de un sustantivo abstracto, la honradez designa una idea o cualidad que existe a través de una abstracción mental, es decir que no puede captarse por medio de los sentidos. Por ello podemos afirmar que la honradez está asociada directamente al sujeto que da cuenta de ella con su comportamiento.

La honradez es una cualidad de las personas honradas, cuya conducta se aparta de las irregularidades.

La honradez sugiere en su concepto rectitud en la conducta, y tiene su correlato en la integridad. La persona honrada tiene una vida íntegra, donde no hay contradicción entre sus pensamientos y su accionar. Las personas honradas tienen la entereza para actuar correctamente, sin afectar los intereses de los demás y a pesar de perjudicarse con ello. Cuando hablamos de integridad nos referimos a la coherencia entre el pensar, el sentir y el hacer, coherencia que se manifiesta en firmeza y valentía en el obrar.

La honradez no puede verse ni tocarse sino que denota una cualidad personal del sujeto que da cuenta de ella. Decir la verdad tiene mucho valor en un mundo que está lleno de engaños.

Ser honrado implica también un alto grado de coraje en tiempos en los que vemos que el mundo ha naturalizado las ilegalidades, las irregularidades y las acciones fraudulentas. La honradez en la actualidad es un valor digno de destacar en una sociedad donde abunda el engaño, la hipocresía, la falsedad y la desconfianza.

Significados relacionados

Comentarios