Hiperpirexia

La hiperpirexia (hyper: exceso y pyro: fuego) es la temperatura corporal que supera los 41°, generalmente como consecuencia de la presencia de infecciones de carácter agudo. La fiebre se convierte en hiperpirexia como clara señal de la lucha del organismo por combatir cualquier tipo de infección, por lo que es importante la consulta con un profesional médico.

La temperatura corporal normal es aproximadamente de 37° en el ser humano adulto, cambiando a través del transcurso del día y elevándose levemente a medida que se acerca la noche. Cuando la temperatura asciende a más de 38° hablamos de fiebre.

termometroHiperpirexia

Fiebre, hipertermia e hiperpirexia

Se trata de tres procesos fisiopatológicamente diferentes, en los que es fundamental el reconocimiento precoz de los síndromes.

Cuando la temperatura corporal supera los 38° hablamos de fiebre. Cuando la temperatura se eleva por encima de los 41° hablamos de hiperpirexia. En ambos casos, la función termorreguladora la ejerce el hipotálamo.

La hipertermia, en cambio, se caracteriza por la falta de regulación del hipotálamo (como sucede en las dos anteriores) ya que la temperatura corporal aumenta por condiciones externas en lo que llamamos “golpe de calor” por excesivas temperaturas, consumo de medicamentos o ejercicios que reducen la capacidad de sudoración del organismo.

La hiperpirexia es una señal de alarma que requiere la intervención de un especialista para la realización de un diagnóstico médico a través de la observación de los síntomas, control clínico del paciente e indagación.

Existen dos tipos de hiperpirexia:

Significados relacionados

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *